Los representantes de las carteras buscan eliminar el uso de pirotecnia de estruendo.

Los ministros de Salud y Educación confluyeron para avanzar contra los artefactos de estruendo, utilizados en las fiestas de fin de año, para preservar a personas que padecen autismo.

En el marco de las fiestas de fin de año, el Ministerio de Educación y el Ministerio de Salud Pública de Tucumán se sumaron a la campaña por “Más luces y menos ruido” que busca la eliminación del uso de la pirotecnia de estruendo por su efecto dañino para las personas con TEA (Trastorno del Espectro Autista); que tienen hipersensibilidad del sistema auditivo, sentimientos de angustia y temor como consecuencia de los ruidos provocados por pirotecnia de estruendo.

En este sentido, el ministro de Educación, Juan Pablo Lichtmajer; y la ministra de Salud Pública, Rossana Chahla, participaron del spot “Más Luces, Menos Ruido”, en donde exponen la importancia de llevar adelante los festejos de fin de año sin pirotecnia como un acto de solidaridad para con las personas con TEA y sus familias.

Desde la Dirección de Educación Especial del Ministerio de Educación detallaron: “Perciben los estruendos como una catástrofe, quienes convivimos con ellos y pasamos las fiestas tenemos un tiempo para ayudarlos a reponerse de los ruidos. Suelen ser una carga de estímulos muy alta por los ruidos y las luces y eso tiende a desorganizarlos en exceso. Esto les genera un alto nivel de estrés, tienen crisis de llantos, se tapan los oídos de manera desesperada y a veces corren riesgo de autolesionarse. También, la perturbación incrementa sus conductas repetitivas, a veces tienden a tomar una actitud agresiva, como forma de manifestar su violencia”, explicó Viviana Páez, directora de Educación Especial del Ministerio de Educación.

Fuente: Comunicación Tucumán.

Compartir

Comentarios