La estrella de Epic Games afronta denuncias por plagio.

El popular videojuego se encuentra en medio de la polémica por copiar coreografías dde celebridades para darle a sus personajes. Podrían iniciar acciones legales.

Fortnite es un juego de supervivencia, con mucha acción, estrategias y disparos. Pero buena parte del éxito de este videogame hay que atribuirlo a sus bailes.

También conocidos como “emotes”, estas coreografías son eje de una polémica que crece. En las últimas semanas, muchas celebridades acusaron a Epic Games de robar pasos y lucrar con ellos. El rapero 2 Milly y Alfonso Ribeiro, que interpretó a Carlton Banks en El Príncipe de Bal-Air, son algunos de los que apuntan al desarrollador por el uso ilegítimo de los bailes.

 

En este punto, cabe recordar que Fortnite es gratuito en todas las plataformas en la que está disponible, pero que incluye compras dentro del juego. Por ejemplo, muchos de estos bailes se ofrecen en una tienda, junto con los disfraces y las armas.

El “baile social”

¿El creador de Fortnite afrontará consecuencias legales a raíz de estas demandas? Un abogado youtuber analizó la situación en un video recientemente publicado.

 

El concepto clave es el “baile social”. Se trata de pasos básicos que, por su generalidad, no pueden ser atribuidos a una única persona. Si los jueces determinan que los emotes se ajustan a esta categoría, las demandas no lograrán su cometido.

En este punto, el letrado dice que Epic Games lleva la delantera. Sin embargo, el experto comenta que existe una legislación en Estados Unidos para tratar este tipo de disputas, la cual entró en vigencia a mediados de los setenta. La misma permite solicitar derechos de autor por un baile.

Aun así, en este punto entra en juega la interpretación. Ocurre que aquella ley del año 1976 permite registrar una coreografía, aunque no un paso simple. De esta forma, el éxito o el fracaso de las demandas dependerá del punto de vista de los tribunales. Si bien Epic Games lucra con estos pasos, el abogado indica que si no son considerados como una coreografía, los demandantes tienen pocos argumentos en su alegato.

 

Por su parte, el representante legal de Ribeiro opinó que “la coreografía sí puede protegerse con derechos de autor”. En su demanda, el actor pide que se retire el baile del juego, además de una compensación económica.

El rapero conocido como Chance, hace algunos meses también advirtió el gran parecido de uno de los bailes de Fortnite con movimientos suyos. Por entonces, el músico propuso una idea interesante en un tuit: que Epic Games agregue al emote la música original, para de este modo compartir los beneficios con los autores.

 

Fuente: TN

Compartir

Comentarios