Como sostienen desde meses atrás, habrá despidos en los primeros meses de 2019.

Las ventas de hipermercados y supermercados sufrieron el descenso debido al aumento de precios y caída del poder adquisitivo. Los mayoristas, en tanto, cerrarán 2% abajo.

Producto de la suba de precios en productos de consumo masivo y la fuerte caída del poder adquisitivo, las ventas de los hipermercados y supermercados provinciales cayeron entre 3% y 4% en diciembre en la comparación interanual, en la misma proporción del mes de noviembre.

En tanto, en el caso de los supermercados mayoristas la retracción alcanzó el 2% interanual contra diciembre del 2017. Fuentes del sector comercial apuntaron a BAE Negocios que la caída fue ocasionada por una recesión que -según las grandes cadenas- "ya no se puede sostener ni con promociones, bonificaciones ni pagos financiados en muchos casos". Más aún, se observa un escenario con nuevos despidos para los primeros meses del 2019. El plan de Precios Cuidados se renovará hasta el 6 de mayo, aunque su escasez en las góndolas es notoria.

Aunque no dieron cifras concretas, las ventas de diciembre en las grandes superficies comerciales también bajaron respecto de noviembre. En casi todos los segmentos de los productos se observaron bajas en las ventas, y aunque la situación de los alimentos es la más preocupante, los artículos de limpieza son los que tienen una gran retracción, con descensos de más del 6 por ciento.

Tanto en las grandes superficies como desde los mayoristas pronostican un panorama negativo para el inicio del 2019, porque el traslado a góndola se va a seguir dando. Por efecto atrasado de la devaluación, los precios de entre 45 a 50 productos de la canasta básica familiar subieron hace semanas hasta un 16%, tanto en los comercios de cercanía como en los hipermercados.

A comienzos del mes, a las pocas horas de una de las tantas alzas del dólar, diversos empresarios de la alimentación comenzaron a informar a cadenas de hipermercados, supermercados provinciales, autoservicios, almacenes y centros mayoristas que el aceite, la harina y el arroz subían el 5%, ya que están "atados" a la cotización de la divisa estadounidense. Además, las versiones indicaban que los productos de limpieza e higiene personal aumentarían, como lo hacen siempre cuando el dólar sube. La decisión de las empresas nucleadas en la cámara Copal desairaron nuevamente al ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, quien se aventuró a señalar que "en los próximos meses los precios se desacelerarán".

La remarcación de bienes tan sensibles como el aceite, harina y arroz resultaron un "mazazo" a las expectativas oficiales que esperan una baja de la inflación y consecuentemente, de los precios finales para el consumidor.

Fuente: Bae Negocios.

Compartir

Comentarios