Las festividades españolas en las épocas medievales fueron el punto de inflexión entre la tragedia y el humor.

La celebración católica de cada 28 de diciembre se impulsó para conmemorar a los menores de dos años, víctimas del rey Herodes I. Hoy, está prohibido descuidarse de una broma pesada.

Al oir y caer en la cuenta de que el 28 de diciembre trae consigo la llegada del Día de los Inocentes, en el inconsciente se elabora la idea de realizar una buena broma entre amigos o gente de confianza como primera medida. Pero lejos del humor propagado por las bromas está el orígen de esta fecha para la coyuntura religiosa.

Según el calendario católico, tres días después del nacimiento de Jesús, a quien en el boca a boca anunciaron como el Mesías, esta versión llegó al rey Herodes I, quien se alertó por la amenaza que significaba para su poder y ordenó una matanza exclusiva para niños menores de 2 años para deshacerse del Niño Jesús.

Las versiones de la Biblia indicaron que San José fue advertido por un ángel para iniciar una huída de la ciudad de Belén hacia Egipto y rescatar al recién nacido. Ahora, ¿por qué y en qué momento la fecha tomó un giro de trágico a humorístico?

Los registros y relatos más comunes tornan ese giro que llegó a esta parte del mundo con un orígen hispano. En la época medieval de España, se adoptó un método en torno a las fiestas Saturnales, de unas dos semanas de duración entre diciembre y enero, donde el plebeyo que encontraba una planta de haba dentro de un pan, se convertiría en rey por un día, dándole paso esta modalidad a una serie de festividades donde aquel 'monarca' siempre adoptó bromas y abusos contra otros, lo que motivó la prohibición de este acto siglos después.

En los países de races germánicas y anglosajonas, la citada costumbre de las bromas se produce el 1 de abril, la que en inglés se denomina como April Fools’ Day. Una costumbre que pasa también a algunos países latinos tales como Francia, donde se da a llamar el “Poisson d’avril” (“pescado de abril”), o Italia donde se lo denomina el “Pesce d’aprile” de misma traducción.

Compartir

Comentarios