La ley de paridad de género en las listas fue sancionada por Diputados en 2017. Entra en vigencia en 2019.

La representación femenina en las boletas subirá del mínimo actual del 30 al 50%.

En este 2019 que está a punto de arrancar, y por primera vez en la historia argentina, todas las boletas de diputados y senadores nacionales estarán integradas 50 % por mujeres y 50 % por hombres; intercalados “una y uno”. La ley de paridad -aprobada en noviembre de 2017- todavía no fue reglamentada, pero los partidos ya empezaron a preparar el terreno puertas adentro. Ahora el desafío de las dirigentes, aseguran, es formar parte del proceso de armado de listas para "que lleguen las mejores". 

El debut de la paridad se dará en una elección polarizada, con discusiones internas, pero promete cambiar para siempre la composición del Congreso. 

De acuerdo a los datos recopilados por la Fundación Directorio Legislativo, el promedio histórico de legisladoras mujeres en el Congreso entre 2000 y 2018 fue de 34 %, apenas por encima del mínimo de 30% que fijó la ley de cupo, sancionada en 1991.

​Actualmente la Cámara de Diputados está integrada en un 39 % por mujeres, mientras que el Senado tiene un 42 % de bancas femeninas y por primera vez tiene presidenta mujer. En estas casi dos décadas, sólo un 17% de las listas para Diputados fueron encabezadas por mujeres y un 16% al Senado. 

Dado que ambas cámaras se renuevan de manera parcial, la paridad en el reparto de las bancas se alcanzará progresivamente hacia 2023.

“No importa la cantidad de hombres o mujeres, sino el mérito y la capacitación", fue uno de los argumentos repetidos durante el debate del proyecto. En los últimos 18 años, se registró que el 87 % de las legisladoras mujeres tenían título de grado y un 26 % de posgrado, mientras el 76% de los varones tenía formación de grado y un 15 % de posgrado.

“Las legisladoras superaron el nivel de preparación académica de los varones en un 11%, pero al parecer no alcanza: los lugares de poder y toma de decisión fuerte como las presidencias de bloques o comisiones son ocupados mayoritariamente por hombres. Por eso, la ley de paridad traerá más mujeres a las bancas pero habrá que mirar atentamente cómo se abren paso hacia los lugares de mayor poder", analiza Michelle Volpin, del área de Ciudadanía e Instituciones de Directorio Legislativo.

Sólo el 32 % de las comisiones de la Cámara baja y el 30 % del Senado fueron presididas por mujeres desde 2000 a la fecha. "Suelen repetirse educación, discapacidad, niñez y familia. Llegar a las de economía o presupuesto es más difícil", analiza Pamela Martín García, dirigente radical y activista feminista. 

Esa lógica se repite en las estructuras de los partidos políticos, que si bien son los que deben armar sus listas de candidatos respetando la paridad, no la tienen en su organigrama.

Según la Cámara Electoral, de los más de 3 millones de afiliados al Partido Justicialista, un 53 % son mujeres. Sin embargo, los principales cargos de conducción son masculinos. Lo mismo ocurre en la UCR: más del 50 % de los casi 2 millones de afiliados son mujeres, pero la cúpula partidaria está conformada por los gobernadores, todos varones.

Para que la decisión no quede sólo en manos de quienes "tienen la lapicera" este año las dirigentes estarán "monitoreando de cerca" las mesas donde se toman las decisiones.

“Tenemos una sociedad patriarcal que se representa también en la política La disputa de poder durante muchos años estuvo alejada de lo femenino. Pero esa concepción se está rompiendo”, explica la diputada peronista Cristina Alvarez Rodríguez y relata: “Después de mucho trabajo, este año el PJ logró aprobar la paridad para cargos partidarios que va a empezar a regir en la próxima elección de autoridades. La de la junta electoral ya se hizo así”.

El PJ lleva adelante encuentros regionales y provinciales de mujeres en todo el país. También está activa la red de concejalas y las tradicionales escuelas de formación para asumir roles de responsabilidad.

En el radicalismo el pedido de modificar la carta orgánica para incorporar la paridad está pendiente y podría tratarse en la próxima convención nacional. En marzo, las mujeres harán en Capital el encuentro nacional de mujeres radicales que será clave de cara 2019.

“El debate también es interno: nosotras trabajamos en la sensibilización sobre la igualdad; hacerle entender a nuestros correligionarios que la paridad no es un favor que nos hacen, sino que es nuestro derecho”.

La ley de paridad está en proceso de reglamentación. “Hicimos un borrador participativo que fue girado a Legal y Técnica. Entre enero y febrero debería estar listo”, aseguró Adrián Pérez, secretario de Asuntos Políticos e Institucionales del Ministerio del Interior.

Entre los puntos importantes, se espera que regule la forma en que se deben mezclar las listas de un mismo frente después de las PASO para que no ocurra como en Provincia donde la disputa llegó a la Justicia que terminó fallando contra la paridad y priorizó el reordenamiento de acuerdo a la cantidad de votos recibidos.

“Si bien la ley es clara, la reglamentación es redundante. La paridad debe estar en las elecciones internas y en la general. Si el partido no lo arregla por su cuenta, lo deberá hacer el juez de oficio”.

Fuente: Clarín

Compartir

Comentarios