El hecho habría ocurrido el martes pasado.

Lo informó la madre de la víctima. El fiscal de turno de Concepción, Miguel Varela, quedó a cargo de la causa.

Una mujer denunció que un joven, de 29 años, habría abusado de su hija, de 10 años, en La Cocha. Se trata de un caso de posible abuso sexual simple, situación procesal que se podría agravar por el vínculo: era el tío y padrino. Miguel Varela, fiscal de turno del Centro Judicial Concepción (CJC), a cargo de la causa, confirmó el inicio de la investigación y que evalúa un posible pedido de detención para el sospechoso.

Según datos del caso, la madre de la menor declaró que el joven, hermano del padre de la niña, se había presentado el martes pasado en su vivienda para buscar a la chica, con el fin de llevarla a pasear durante la tarde en el río. Lo haría junto con su grupo familiar. La madre aceptó entonces la invitación, ya que el hombre se había mostrado considerado antes.

 

Conforme a la denuncia, la menor regresó a los 40 minutos, aproximadamente, y habría manifestado que su tío se había parado al costado de un camino desconocido y que le habría tocado “sus partes íntimas” por abajo de la ropa. Además, la niña habría dicho que el familiar le habría pedido que no dijera nada y que, por cumplir eso, le iba dar un obsequio.

Ese mismo día, la menor quebró en llanto y le contó lo sucedido a su progenitora. Al día siguiente, la madre se presentó en la vivienda del familiar, donde una mujer le habría pedido que no denunciara esa situación debido a que el joven “había estado en el penal de Villa Urquiza unos dos años y no podía tener problemas con la Justicia”. Sin embargo, eso no sucedió.

 

Un marco general

“Los parientes deben tratar de denunciar lo antes posible si se presenta una situación con un menor. Ello puede ser revelador, debido a que el abuso contempla otros actos más graves. Un abusador puede utilizar la condición de familiar contra un menor: empieza con los manoseos y la seducción, y sigue con la intimidación hasta llegar al abuso sexual con acceso carnal”, explicó el funcionario judicial, respecto de la tendencia delictiva en un aspecto general.

“Por una cuestión cultural, antes era difícil para el familiar exponer información personal sobre el delito de manera inmediata. Hoy, se animan a hacerlo rápidamente, con el fin de evitar aún más graves ilícitos sexuales”, agregó.

 

Varela informó que en los que va de la feria, en su Fiscalía ingresaron tres casos de probables abusos a investigar. Además de la niña de 10 años, se presentaron causas de otra menor de 10 y también de ocho años. Varela confirmó la detención de uno de los acusados, hasta ahora.

En ese aspecto, el funcionario judicial remarcó: “el consejo es que se anime a denunciar en caso de que un menor revele situaciones de agresión sexual”. “También a que se preste atención a los cambios de conducta de los chicos y permitir que éstos se expresen. Si esto sucediera, la denuncia se podría hacer en la Fiscalía de turno”, añadió.

 

Fuente: La Gaceta

Compartir

Comentarios