Banco Central de la República Argentina

Hubo euforia en EEUU y se espera que, entre lunes y martes, se concreten las negociaciones para terminar con la guerra comercial entre Estados Unidos y China. En Buenos Aire licitarán Letras del Tesoro(Letes) pero, ahora, solo se aceptarán dólares.

La semana terminó con un viernes de euforia en Estados Unidos y las jugadas que se hicieron a futuro durante el fin de semana indican que sigue ese espíritu entre los inversores, pero más aplacado.

El lunes y el martes serán días clave en Estados Unidos y en la Argentina. Además de comenzar las dos primeras ruedas de negociación en alto nivel para terminar con la guerra comercial entre Estados Unidos y China, en Buenos Aires, al mismo tiempo, se licitarán Letras del Tesoro en dólares (Letes) que, a diferencia de las anteriores licitaciones donde se permitía pagarlas en pesos -y tener una leve ganancia en el tipo de cambio- ahora solo se aceptarán dólares. La otra diferencia es el plazo. Estas Letes son a 7 meses y pagarán una tasa de 4,75% anual. Si se las compara con el Bonar 2019 que vence en abril y tiene un rendimiento de 3,74%, estos títulos no son tan convenientes. Además, vencen antes de las PASO, otro dato clave.

Pero, a diferencia de las anteriores Letes, estas se licitan después que venció el impuesto a los Bienes Personales que, al no alcanzar a los títulos, ahorraba 0,50%. Este ahorro antes se sumaba a la tasa.

El evento llega en un momento en que el dólar está casi en el límite inferior de la banda de flotación y los exportadores están advirtiendo sobre el atraso cambiario y la imposibilidad de hacer nuevas siembras con estas tasas de interés.

La presión para que el Banco Central baje las tasas y eleve el dólar hacia la parte media de la banda es grande y la licitación de Letras será un buen espejo para mirarse.

En el Central manejan las tasas como al cristal. El temor a que el dólar y la inflación se disparen es grande. Además, el ajuste de tarifas se hace en base a un dólar atrasado. Si se actualiza, las tarifas deberían subir más. En el sector privado nadie cree que en 2019 la inflación baje de 30%.

No hay que olvidar que el mundo espera que siga la suba del petróleo no solo porque hay esperanzas de un buen resultado de las negociaciones entre chinos y norteamericanos, sino porque el mejor humor volcaría a los inversores a la Bolsa y mejoraría la actividad económica. Si sube el petróleo, debería seguir el ajuste de las tarifas de servicios públicos. Es decir, la que se viene no sería la única suba del año.

Entre las buenas noticias para la Argentina, está que el presidente de la Reserva Federal alejó algunos fantasmas sobre la suba de tasas de interés en diciembre. Según lo anunció elípticamente Jerome Powell en 2019 habría una o ninguna suba de tasas. Hasta setiembre, el mundo creía que iba a haber cuatro alzas. Después de la crisis de Wall Street, comenzaron las presiones sobre el Banco Central de Estados Unidos y se ablandó la política monetaria.

De esta manera, cabe esperar un dólar más bajo frente a las demás monedas del mundo. Esto no implica que la Argentina retrase su tipo de cambio, porque es donde se vuelve a incubar la crisis que se quiere combatir y que nació de un dólar bajo y tasas altas. Si se detiene la suba de tasas en Estados Unidos volverá el apetito por los bonos de emergentes y bajará el costo de la deuda.

 

Los futuros de las bolsas norteamericanas mostraron el fin de semana subas moderadas y generalizadas. En China, las apuestas al lunes muestran mejoras cercanas a 2%. Europa también es optimista y la Argentina puede contagiarse, aunque tres rubros son los preferidos de los inversores locales, empresas de gas y electricidad, petroleras y bancos.

La caída del riesgo país de casi cien puntos, que trajo optimismo al mercado, pero no hace bajar a la Argentina del podio de los más riesgosos, se debió a que los bonos bajaron menos que el dólar y mejoró su paridad. Por eso no hay que hacer hincapié en que hay más confianza en el futuro, porque depende más del resultado de las elecciones presidenciales que de la economía.

El riesgo va a seguir siendo elevado y esa es la verdadera medida de lo que el inversor piensa de la Argentina. Las Letes pueden funcionar bien porque vencen antes de los días críticos. Pero, ¿qué pasará si a su vencimiento no se renuevan?

La atenuación de la crisis internacional ayudará a que se prolongue un tiempo más la preferencia por el plazo fijo y a que se aleje la tentación por hacerse de dólares. Pero para que esa presunción sea más firme, debería probarse con una baja de las tasas de interés.

 

Fuente: Infobae

Compartir

Comentarios