Guido Sandleris, presidente del Banco Central de la República Argentina (BCRA)

Si el cambio mayorista fuera inferior a los $37,30 el Banco Central podría salir a comprar. La cotización se aquietó por la falta de demanda del mercado y de a poco se fue acomodando a la baja.

El dólar amagó con rebotar, pero duró un instante. La cotización se aquietó por la falta de demanda del mercado y de a poco se fue acomodando a la baja. El tipo de cambio mayorista cerró ayer a $37,305, unos cinco centavos por debajo del cierre de la semana pasada. El dato no es menor: el precio se ubica ya en el límite del piso inferior de la banda cambiaria, que hoy arranca en $37,307.

Pero antes de aventurar qué puede suceder, habrá que seguir con atención la apertura de mercado para ver si el precio de la divisa finalmente perfora más claramente el piso de la "zona de no intervención" o continúa moviéndose en valores cercanos.

Se trata de un nuevo escenario dentro del programa monetario que el Banco Central negoció con el FMI. A poco más de tres meses de vigencia, las variables se comportaron de acuerdo a lo esperado: la política de "emisión cero" (que se suavizó en diciembre por el aumento de la demanda de dinero) mantuvo las tasas de interés altas. Y como consecuencia de la falta de pesos y rendimientos elevados en moneda local, el dólar se fue acercando al piso de la banda.

 La posibilidad de salir a comprar dólares para evitar un nuevo episodio de atraso cambiario estaba prevista de entrada en el acuerdo firmado con el FMI. Además, permitiría inyectar pesos y bajar un poco más rápido las tasas de interés

Ahora la incógnita es qué hará el Banco Central. En caso de que la divisa perfore el piso de la banda cambiaria (que aumenta a un ritmo de 2% mensual hasta marzo), la entidad que preside Guido Sandleris podría salir a intervenir. Sin embargo, es una opción. Podría hacerlo o también podría dejar que el dólar se siga deslizando hacia abajo.

Fuente: Infofae

Compartir

Comentarios