La tendencia cerró el año de manera positiva.

La tendencia continuó con fuerza en diciembre pasado. El atesoramiento fue levemente inferior a los u$s600 millones.

La tendencia a la menor compra de dólares por parte de lospequeños ahorristas, después de la suba del dólar del 100% y lacaída en el poder adquisitivo por la inflación, continuó durante elúltimo mes del año pasado.

El llamado "atesoramiento" de losminoristas fue levemente inferior a los u$s600 millones entérminos netos (léase, el saldo entre los que compraron y los quevendieron sus divisas). 

De esta manera, el ritmo de adquisición de billetes verdes porparte de los otrora grandes demandantes fue una cuarta parte de loque se vio en diciembre del 2017 (u$s2.161 millones). 

 

De esta manera, el atesoramiento minorista habría cerrado el 2018en torno a los u$s18.200 millones, un monto superior al de 2017pero aún levemente inferior al record obtenido por elkirchnerismo en 2011 cuando la dolarización disparó lainstauración del cepo cambiario (se habían comprado u$s18.600millones). 

Para el Banco Central comandado por Guido Sandleris, el resultadode diciembre pasado luce positivo teniendo en cuenta queestacionalmente hay más demanda por vacaciones de los queargentinos que empiezan a salir de viaje. También hay unadolarización típica de fin de año para "pasar el verano" mástranquilos y no quedarse en pesos.

 

Sea como fuere, lo que le importa al Gobierno es la tendencia. Lamisma marca que desde septiembre hubo una importante caída enel atesoramiento por parte de los ahorristas. 

-Pasó de u$s2.500 millones entre mayo y agosto del año pasadopara derrumbarse a u$s1.195 millones en el noveno mes del 2018

-En octubre pasado fue aún más marcada la caída del ritmo decompra de dólares cuando el saldo neto quedó en u$s475 millones

-La frutilla del postre fue noviembre, cuando hubo un aluvión deventa de divisas del público (principalmente para hacer frente aaguinaldo y fiestas) y se produjo un "desatesoramiento" que llevó elresultado final a ventas netas por u$s107 millones.

También el efecto del dólar alto, tasas elevadas y recesión, ayudó areducir considerablemente el rojo neto del turismo: cayó a untercio (de u$s900 millones a u$s300 millones mensuales), los pagosde importaciones están ahora por el piso y se fue agotando lareversión del “carry trade”.

 

Para MacroView, la consultora de Carlos Melconian y RodolfoSantángelo, hacia adelante la clave pasará por la continuidad de la“paz cambiaria”. Más aún teniendo en cuenta el calendarioelectoral y sus efectos sobre el tipo de cambio y la demanda debilletes verdes.

"Cómo será el emparde de la oferta y la demanda de dólares a untipo de cambio que esté dentro de la zona de no intervencióndelineada por el BCRA, si fuera posible más cerca del piso que deltecho enfrentará el desafío de que el casi seguro aumento delatesoramiento por la incertidumbre electoral se compense con elaumento esperado de exportaciones producto de la recuperaciónde la cosecha", dice MacroView. 

Para Melconian y Santángelo, "hay un doble riesgo" que se tieneque empezar a ponder en el corto/mediano plazo:

-Uno, que el atesoramiento electoral se dispare fuerte y dos, quelos productores vendan la cosecha “a reglamento” y retengan.

-Un riesgo puede traer concatenado el otro. El desmembramientodel cronograma electoral (con elecciones casi todos los mesesdesde marzo), no es una buena noticia para el mercado cambiario.

 

Un escenario más ambicioso, imagina la consultora fundada por"Melco", sería que durante algún tiempo (entre el inicio de la ventade la cosecha y la cercanía de las PASO o de alguna elecciónprovincial relevante), se produjeran sobreofertas diarias de dólaresen el mercado cambiario que llevaran el tipo de cambio mayoristapor debajo del piso de la zona de no intervención, tal como está sucediendo en estos últimos días.

En ese caso, el BCRA puede decidir seguir comprando el sobrantede dólares (al ritmo diario predefinido por la autoridad monetaria), emitir pesos y acumular reservas.

"Sería no sólo una noticia cambiaria tranquilizadora sinofundamentalmente la posibilidad de que la recesión no seprofundice y/o alargue más en el tiempo. La compra de dólares delBCRA es el único mecanismo genuino que dispone el actualprograma macro de emergencia para inyectar pesos y bajar la tasade interés", dicen.

De todas formas, se sabe que el "veranito" cambiario que se vivepor estas horas puede ser rápidamente modificado si hubiera uncambio en el clima global que impacte en la salida de fondos deemergentes; o por las cuestiones netamente locales como elcomienzo de la contiende electoral.

Históricamente en la Argentina durante los años de campañaintensa como promete ser este 2019, con un Gobierno que llegagolpeado, pero sin rivales que puedan quitarle las chances de unareelección, la búsqueda del dólar es una certeza. La pregunta esqué tan demandado estará el mercado cambiario y, dato no menor, si la oferta ayuda para amortiguar las presiones alcistas.

 

Fuente: IProfesional

Compartir

Comentarios