Empresarios del pan se declararon en emergencia y definen acciones para defender la actividad. Una de las posibilidades es dejar de pagar las cargas impositivas; la otra, aumentar el precio de los productos.


“Los últimos tres años fueron durísimos y se complica por la situación económica actual”, afirma Miguel Di Betta, presidente del la Cámara Argentina de Panaderos.

Hubo un pedido de audiencia al presidente Macri que no tuvo respuesta y “lo que más nos preocupa es la situación laboral de miles de empleados en todo el país. Si las ventas siguen cayendo vamos a tener que tocar a la gente que trabaja con nosotros que es lo último que quisiéremos”, señaló.

"Los momentos son difíciles y no se puede pensar que el pan falte en la mesa de la gente", enfatizó Di Betta y agregó, "al paso que vamos no nos queda otra que aumentar los precios".

 

El panadero manifiesta que le han dado al gobierno un plazo de 30 días para asistir al sector en siete puntos problemáticos:

1-Tarifas (impagables)

2-Cese de embargos por parte de la AFIP

3-Control sobre el precio del trigo

4-Cierre de 1000 panaderías en el país

5-Reducción de aportes patronales

6-Moratorias a 60 meses sin intereses para el pago de deudas impositivas

7-Control de la clandestinidad que llega al 40% a nivel nacional

Compartir

Comentarios