Sin embargo, “no todos los lotes están afectados”, dijo Daniel Plopper, director de la Estación Experimental Obispo Colombres. “Ya llovío lo mismo que se espera para todo un año". El agua favorece el período reproductivo del poroto.


El titular de la Estación Experimental de Tucumán señaló la importancia que tiene el rastrojo (cultivo que queda de la cosecha anterior) en la producción de grano, “favorece las condiciones físicas y químicas del suelo. Un buen colchón de rastrojo es beneficioso”.  Sobre el fenómeno meteorológico que afecta a la región Plopper aclaró que las lluvias son necesarias en esta época de crecimiento de cultivos estivales (que se siembran en período seco) pero que los excesos de agua complican.

El especialista diferenció la situación para la caña de azúcar, “es muy importante este período de lluvia que permite que el cultivo tenga un buen crecimiento” con la humedad que se traducirá en el rendimiento para la producción de azúcar y afines de la industria. “Los anegamientos son negativos en la medida que disminuye la calidad de la caña planta, la que se planto en el invierno pasado, porque no tendrá una buen a sepa formada”, aclaró.

Otro factor que influye en el crecimiento de los cultivos es la temperatura: “Hemos tenido una primavera con temperaturas inferiores a lo normal y esas condiciones continúan, ahora, en el verano, con pocos días de radiación (pocos días de sol)”.

Pese a esta situación de aparente complejidad la realidad del sector es dispar: hay muy buenos cañaverales, aunque para otros campos, pueda haber algunas complicaciones como consecuencia de la lluvia caída.

Plopper recordó que la estación Experimental tiene 40 estaciones meteorológicas automáticas en la provincia y provincias vecinas. “En algunos sitios, desde octubre hasta ahora, ya cayó agua que equipara al registro promedio anual”, resaltó.

Compartir

Comentarios