Ser flexibles, aventureros y disfrutar de los momentos

La Lic. Noelia Giorlando recomienda algunos tips para disfrutar del verano comiendo de manera saludable.

El momento más esperado del año, ya llegó: por fin las vacaciones, el merecido descanso que promete relajar la mente y el cuerpo, disfrutar del paisaje, cualquiera que sea, y dejarnos llevar sin horarios ni rígidas rutinas.

Es un período donde muchas reglas afortunadamente se rompen y la monotonía del año da lugar a actividades nuevas, distintas y placenteras; todo cambia necesariamente incluso lo que comemos y la manera en la que comemos.

Para disfrutar realmente de las vacaciones, es necesario pensar la alimentación desde otra perspectiva, para que no sea un punto de estrés, sino que posibilite el disfrute y el descanso, para eso algunos conceptos claves pueden ayudar a cumplir estos deseos:

Ser flexibles: Tener la capacidad de adaptarse a los distintos momentos y situaciones que se vayan presentando, incluir los imprevistos y estar dispuestos aceptar las posibilidades que se presenten; como poder emprender una caminata y comer en el camino o preparar comida para disfrutar en la playa por ejemplo.

Ser aventureros: Animarse a incorporar alimentos nuevos, exóticos o propios del lugar, aprovechar el espacio y el tiempo, para utilizarlos en la cocina, la creatividad es producto de la aventura.

Degustar los momentos: permite mirar y admirar el bosque en lugar de centrarnos sólo en algunos  árboles; disfrutar los momentos con amigos y seres queridos, comer mirando un lindo paisaje, descubrir productos nuevos, darse el tiempo para buscar una receta y compartir sin horarios, son maneras de disfrutar la totalidad de los momentos.

Construir recuerdos: La comida y los buenos momentos permanecen como recuerdos agradables y vivos, más allá de las vacaciones.

Estar abiertos al aprendizaje: incorporar a nuestros conocimientos alimentos novedosos, formas de prepararlos, su origen, aprender de otros, nutre la estadía y nos llevamos souvernis mentales gratuitos y valiosos.

A disfrutar entonces, con poco equipaje, muchos imprevistos, empacho de paisajes y momentos para compartir; que el comer se adapte y se renueve…para volver a empezar. 

Fuente: Mdzol.com

Compartir

Comentarios