Las empresas dedicadas al rubro deben ir modernizando sus métodos para obtener mejores resultados.

El dinamismo que tiene la opinión pública es la que lleva a las encuestadoras a convertir y actualizar los métodos y herramientas para conocerla. Frente a la pérdida de efectividad del teléfono, fijo y móvil, el gran salto fue usar internet.

En un año electoral, la importancia de las mediciones se vuelve vital para los candidatos. Las encuestadoras pasan a tener un rol fundamental y deben trabajar para lograr los resultados esperados.

En este contexto, muchas apuestan a las nuevas tecnologías para poder acercar sus resultados a la realidad. Este es el caso de Opinaia, una encuestadora creada en 2010 cuyo director, Guido Moscoso, nos cuenta la mecánica que se utiliza y porque se vuelve más importante el uso de internet.

“La investigación es un campo muy dinámico, las encuestas, al ser un campo dinámico se van aggiornando las tecnologías. Lo que permiten los estudios electorales, cuando uno tiene que estimar el resultado de una elección, es que llega el día de la elección y uno puede cotejar su estimación con una metodología y el resultado. Si la diferencia es muy amplia significa que hubo algún inconveniente o algún error, si la estimación es muy certera o está muy cercana a los datos es acertada. Este mecanismo de prueba y error es algo que la metodología viene desarrollando hace casi 100 años y en ese sentido nos fue permitiendo desarrollar diferentes abordajes metodológicos. Las encuestas nacieron en forma presencial, una persona le preguntaba al encuestado sobre algún tema, esa es la metodología inicial, a medida que fue teniendo diversos problemas se fueron cambiando las metodologías".

Moscoso destaca la evolución que han tenido las encuestas a lo largo de los años: “El primer gran paso fueron las encuestas telefónicas, eran mas rápidas, si tenemos que hacer una encueta presencial en argentina deberíamos tener gente en todo el país en cambio con las encuestas telefónicas uno puede reducir mucho esa logística. En una ciudad se puede tener lo que se llama el call center que con menos tiempo puede hacer encuestas. El tercer gran salto son las encuestas online, vía internet, ya no hay un encuestador ni presencial ni telefónico, la misma persona recibe en su celular la encuesta y puede contestarla en la intimidad de su casa o en un momento que tenga libre durante el día. En el caso de las encuestas telefónicas para hacer estimaciones electorales, el problema que se tiene es que en Argentina la penetración del teléfono de línea está en descenso- Es un fenómeno que se ve en algunas regiones o ciudades del país ya que si comparamos el dato de números de línea por hogar es menor. Si no podemos acceder a algunos hogares no llegamos a gente que va a votar".

 

En este sentido remarca, que si bien muchos argentinos poseen teléfono celular, el problema es que no hay una guía telefónica de teléfonos celulares como de fijo, las empresas no pueden proveer una base de contactos y las características de celulares no están asociadas a una localidad. En comparación, la penetración de internet en Argentina cada vez es mayor, el país tiene una conectividad muy alta y creciente.

 

Además, destaca otras de las grandes ventajas asociada a la intimidad. "SI planteo una encuesta presencial voy a tener una persona que me va a preguntar a quien voy a votar, por teléfono lo mismo. La tecnología online permite reconstruir de una mejor manera ese momento de intimidad. Además, en una encuesta online uno puede poner imágenes, llevado a una contienda electoral podemos poner las boletas que la gente va a votar. Con eso, la pregunta de quién vas a votar se reproduce en un escenario que es idéntico al momento de la votación”.

 

Al hablar de la publicación de las encuestas, Moscoso, reconoce la importancia de otorgar toda la información posible. “Está vigente una normativa de hace casi 10 años, los medios al publicar una encuesta deberían no solo difundir los resultados de la encuesta sino también colocar la ficha técnica de la encuesta, la metodología y no solo quien realizó la investigación sino para quien va dirigida la investigación. Como toda reglamentación no necesariamente se termina respetando, hay que tener cuidado y atención sobre como se presentan los datos, que lectura se hacen de esos datos y confiar en la empresa que hace la investigación”.

 

La imagen

 

EL Director de Opinaia habló sobre lo más importante a la hora de realizar una encuesta política que puede impactar en las candidaturas. “Por fuera de las preguntas, siempre las encuestas brindan el famoso cuestionamiento sobre las imágenes de los dirigentes. El primer dato ahí es el conocimiento no es tanto la imagen positiva o negativa sino el conocimiento. En un año electoral como este, en el cual estamos cerca de las candidaturas, es fundamental para poder consolidar o apuntalar una candidatura cual es el nivel de conocimiento, lo primero que se suele medir es el conocimiento y luego la imagen positiva o negativa, cuando tiene una valoración favorable o desfavorable. Lo interesante no es tanto la valoración positiva como la negativa porque de algún modo eso determina cual es su techo electoral, el umbral máximo de potenciales votos que podría llegar a tener.”

 

Proyecciones

Moscoso recalca que aun es temprano para realizar una hipótesis de cara a las elecciones pero recalca que hay ciertos indicios.  “Si bien ya estamos en 2019, la cuestión electoral no está plenamente instalada en el común denominador de la gente. Hay muchos indecisos porque no están las candidaturas definidas. Dentro de ese contexto, medimos algunas hipótesis electorales. Hay una hipótesis que baja de la lectura de la realidad y tiene que ver con posicionar a Mauricio Macri como candidato a su reelección. Luego vendría una eventual candidatura de Cristina Fernández de Kirchner seguido de un tercer espacio liderado por Sergio Massa. Además existe la alternativa del FIT, que también viene teniendo candidaturas. En esa hipótesis hay casi un 30% de indecisos que no tienen en mente un candidato para votar y una suerte de paridad entre Macri y Kirchner que están en un mismo porcentaje. Un escalón por debajo está Sergio Massa. Esto no es una estimación de lo que va a pasar sino es un momento preliminar en el que el común denominador de la gente no respira esta elección”.

 

“Todavía no estamos en condiciones, con los datos que tenemos, de afirmar si la elección se va a definir en primera vuelta o en ballotage. Con un 30% de indecisos hacer una proyección es arriesgado. Seguramente en algunos meses, cuando tengamos las candidaturas definidas y baje el porcentaje de indecisos, ahí si podemos hacer proyecciones. Tampoco está 100% garantizadas la candidatura de Macri, hace tiempo se habla de la candidatura de Vidal. Partiendo de ese nivel de incertidumbre es difícil hacer proyecciones”, afirmó.

 

Por último, Moscoso habló de los procedimientos para encarar una encuesta este año: “Una vez que estén definidas las candidaturas, lo ideal es poder hacer un monitoreo de la intención de votos de los argentinos con una periodicidad mensual o quincenal y luego en la recta final de la elección hacer un seguimiento que sea diario para poder ir registrando variables en el tiempo. Eso depende de la coyuntura y la dinámica política. En principio si tomamos como ejemplo el 2015, hubo que tomar distintos reparos y distintas mediciones porque el escenario había tenido una volatilidad interesante. En qué momento la encuesta es más útil para entender el resultado va a depender de la coyuntura en que vivamos”.

Compartir

Comentarios