El sospechoso estaba a cargo de una iglesia evangélica. Foto Bajo la Lupa.

La medida fue disputa por la Justicia, tras la denuncia de la madre de las víctimas, dos hermanos de ocho y 16 años. El acusado se abstuvo de declarar ante el fiscal, quien le confirmó la imputación y el arresto.

 

Un pastor evangélico fue detenido ayer en Concepción por el presunto abuso sexual de dos hermanos, de ocho y 16 años. La medida fue disputa por la Justicia, tras la denuncia de la madre de las víctimas.

El acusado, identificado con las siglas J.A.C., de 47 años, se abstuvo de declarar ante el fiscal de la causa, Miguel Varela, quien le confirmó la imputación y el arresto en una dependencia policial.

Según fuentes cercanas a la causa, el referente del movimiento evangélico tenía trato con la familia de los menores, teniendo en cuenta su desempeño en la sede de la iglesia cristiana evangélica Bautista, ubicada en calle Catamarca, en “La Perla del Sur”.

Inclusive, el sospechoso se desempeñaba como profesor particular del más chico de los hermanos. El fiscal Varela maneja la hipótesis, teniendo en cuenta la denuncia, que el acusado habría aprovechado que las clases se realizaban en su casa, en el barrio Alvear, al sur de Concepción, para llevar adelante el abuso.

“Era conocido de la familia. Los abusos estarían datados desde el 7 de diciembre del año pasado, hasta el momento de la denuncia, a fines de la semana pasada”, explicó ayer el funcionario judicial.

La confidencia

La madre de los chicos fue la primera en conocer lo que pasaba, conforme al inicio de la causa. Supo indagar, primero en el mayor, cuando éste le dijo por primera vez que ya no quería tener contacto con el religioso. Luego siguió preguntando al menor. Ambos revelaron que habrían sufrido ataques sexuales desde hacía tiempo.

El fiscal remarcó que, además de la figura de abuso sexual, el hombre podría ser imputado por corrupción de menores. “El ataque sexual a los chicos, está asociado a la manipulación”, explicó el funcionario judicial.

El referente evangélico habría comprado ropa para el más grande de los chicos, con el fin de sostener los encuentros.

“Los padres tenían depositada mucha confianza en él, por eso no les llamaba la atención que sus hijos pasaran tanto tiempo con el profesor”, afirmó el ayudante fiscal Fabio Gramajo, al portal de noticias local Bajo la Lupa.

Se trata de un pastor evangélico conocido en Concepción y en otras localidades del sur de la provincia, quien habría formado una familia. En la iglesia de calle Catamarca albergaba a un número significativo de fieles. Hasta ayer, la Justicia no había recibido antecedente delictivo que vinculara al detenido.

“Vamos a profundizar la investigación a partir de testimonios que surjan, las pericias psicológicas, psiquiátricas y los estudios ambientes. El fiscal Edgardo Sánchez, de turno durante la segunda parte de la feria, fijará seguramente la realización de la cámara Gesell”, señaló Varela.

 

Fuente: La Gaceta

Compartir

Comentarios