La ruta 334 se transforma en un canal cuando llueve con severidad

“Estaremos cada vez más complicados” manifestó Ricardo Abad, titular de Vialidad de la Provincia frente a los pronósticos por lluvias severas para lo que resta del verano. Las rutas que quedan intransitables y las que urgen ser reconstruidas.


El interventor de la Vialidad de la Provincia dio un panorama del estado general de rutas y caminos en  Tucumán. Aseguró que no hay carreteras cortadas, salvo la 337, que pasa por la zona del Rodeo, en el departamento Burruyacu. “Tienen poco tránsito pero le complica la circulación sobre todo, al transporte público”, dijo Abad y recordó, “esa es la ruta de la polémica por los dichos de vicegobernador”.  Jaldo señaló como factor negativo en los anegamientos al  agua que baja de los sectores productivos.

Otra ruta crítica por la erosión de ambas banquinas es la ruta336, desde Burruyacu al Puestito. “Esa ruta está prácticamente perdida, es más barato hacer una nueva que arreglarla”, reconoció el funcionario.

El ingeniero contó que la ruta 334, en el sur, en la zona de Lamadrid y alrededores y que va desde La Cocha a Taco ralo,  cruza ríos y  no hay puente. Cuando el rio trae mucha agua se corta la ruta porque el cruce se hace con badenes  de caños de hormigón.

Respecto a la ruta 307, la que va  a los valles, “se produjeron unos derrumbes en los que se está trabajando  sin interrupción del tránsito”, expresó. Abad añadió que esta ruta, desde Tafí del Valle hasta Amaicha no está en buenas condiciones pero se puede transitar. “La estamos bachando permanentemente. Hemos instalado una planta asfáltica pata ir trabajando en la repavimentación. Durante este año se la mejorará”, afirmó.

Otra ruta con problemas por falta de puente es la 312, en la zona de Gonzalo, entrando por Choromoro. Cuando el río crece la población queda aislada.

La 304, en la zona del Chañar también está intransitable por la cantidad de agua que cayó en los últimos 15 días.

Las rutas del este

Las rutas del este de la provincia presentaron problemas de diferente gravedad. “Lo que pasa es que los desagües no están preparados para desagotar la cantidad de agua que tuvimos. Llovió más que la media anual a lo que se suma la falta de cuidado de los suelos”, se lamenta Abad y agrega,  “no depende de que se hagan obras o no porque las que se hicieron no están preparadas para estos fenómenos. Se diseñaron con otros parámetros. La verdad es que cada día vamos a estar más complicados”.

Caminos como ríos

Abad describe que los caminos vecinales, que responden a la red terciaria, están muy complicados. “Hay caminos por los que no se puede circular porque son más bajos,  tienen una cota inferior a los terrenos y eso los hace trabajar como canales de la zona, forman un río y el ripio que vialidad les puso, ya están deteriorados”, describió.

Abad reconoce que el estado de la red de rutas provinciales no es bueno. “Tenemos varias rutas con calzadas que no están en condiciones como la 320 que va al ingenio Leales. Es irrecuperable”, se lamentó pero aclaró que se trata de una cuestión de recursos.

Por último, el titular de Vialidad de Tucumán hizo hincapié en que desde que está a cargo del organismo trabajaron en el encauce de los ríos que se saben peligrosos cuando crecen para que trabaje toda la luz de los puentes. “De los ríos que sabemos que son críticos estás el 100% encauzados y con las defensas hechas, manifestó y destacó, “esto disminuye la probabilidad de ocurrencia de la catástrofe, no la evita. La ventaja respecto a las consecuencias sufridas en 2014 es que sabemos que lo puede suceder y en función a esto, reforzamos el trabajo en esos causes”. Abad asegura que un fenómeno con lluvias severas supera la capacidad de los puentes.

Compartir

Comentarios