ARCHIVO.

La medida fue dictada por un plazo de 30 días. El supuesto ocurrió el 8 de diciembre.

La Justicia confirmó la prisión preventiva para los tres acusados de abuso sexual de una joven, de 19 años; hecho ocurrido en diciembre último en el barrio La Ciudadela. El juez Federico Moeykens dispuso durante los últimos días de la primera etapa de feria que la medida sea por el plazo de 30 días para los tres involucrados.

Facundo Ale, hijo de Ángel “El Mono” AleFabián “Spiri” Díaz -barra del club San Martín-; y Martín Kermes habían sido detenidos durante el tiempo de instrucción, que estuvo a cargo de María del Carmen Reuter, titular de la Fiscalía Especializada en Delitos Contra la Integridad Sexual, por el ataque sexual en una vivienda de la capital.

 

En particular, Díaz fue imputado por presunto autor material y la figura dispuesta fue “abuso sexual con acceso carnal, agravado por el daño a la salud mental y física, y por haber sido cometido por dos o más personas”. Los otros dos sospechosos han sido considerados participes necesarios, voluntarios y responsables del ilícito.

“La resolución relata el caso, describe los hechos, el juez coincidió con la fiscal en cuanto a la naturaleza de los delitos, y luego reduce ‘porque sí’ el plazo de prisión preventiva (a 30 días). Mínimamente, se deben dar explicaciones, sobre todo, a la sociedad del por qué de las acciones. Con la decisión del magistrado, se ha tirado por la borda un excelente trabajo de la fiscal Reuter, de la Fundación María de los Ángeles y de esta querella”, cuestionó Patricio Char, representante legal de la víctima y de la familia en este proceso.

 

La investigación

El sábado 8 de diciembre último, según consta en la causa, Ale buscó a la víctima en una vivienda de Avenida Aconquija a primera cuadra, en Yerba Buena, teniendo en cuenta la relación de amistad que existía entre ambos en ese momento. Luego, en una camioneta Toyota Hilux, la llevó hasta un galpón ubicado en calle Lamadrid al 1.900, en la capital. En el lugar estaban Díaz y Kermes.

En la reunión “consumieron e hicieron consumir a la víctima bebidas alcohólicas (vodka) y estupefacientes, de acuerdo a lo que figura en el fallo del magistrado, con el fin de “vencer la resistencia que pudiera presentar” la chica.

 

En esa situación, Ale “entregó” a la víctima a Díaz para que “abusara sexualmente de ella”, aprovechando el estado de inconsciencia y vulnerabilidad de la muchacha.

Para la Justicia, uno del grupo trasladó luego a la joven a una precaria casa de calle Matienzo esquina Bolivar, donde se habría concretado el ataque sexualmente, provocando daños físicos.

La víctima se despertó horas después, pasadas las 18. Vestía otra ropa: tenía vestimenta de San Martín en malas condiciones. Un rato después, llegó Kermes y llevó a la joven hasta su casa.

Al regresar a su hogar, la víctima le contó a la madre lo que había pasado y posteriormente fue revisada por un ginecólogo, que le recomendó que hiciera la denuncia porque presentaba signos de haber sido abusada.

 

La fiscalía y el juez sustentaron la prisión preventiva en los elementos probatorios reunidos durante la investigación. En el expediente figuró una fotografía que un desconoció había enviado a la madre de la chica, en la que aparecía uno de los sospechosos abrazando a la joven, inconsciente, en una cama.

El Ministerio Público Fiscal (MPF) podrá solicitar, cuando se cumpla el plazo dispuesto, la prórroga de la medida cautelar.

 

Fuente: La Gaceta

Compartir

Comentarios