Iglesia donde predicaba el acusado.

El sospechoso le daba clases particulares a las victimas. Secuestro de un celular.

En el Centro Judicial de Concepción, testificarán en cámara Gesell dos menores, víctimas de un presunto abuso sexual por un pastor evangélico. Según el fiscal de Feria, Edgardo Sánchez, a través de la declaración de los hermanos de 13 y 17 años, se podrá tener “referencias concretas de los hechos”.

El sospechoso fue detenido hace unos días. Era el profesor particular de los menores. Los investigadores han señalado que el imputado habría aprovechado las clases que se realizaban en su casa, en el barrio Alvear, al sur de Concepción, para cometer el aparente abuso.

La Policía secuestró el celular del acusado. “En la denuncia, la madre expresó que uno de los menores le había contado que el hombre habría filmado con el teléfono durante una de las situaciones. Por eso se secuestró el equipo”, explicó el Sánchez.

La calificación legal de la causa es abuso sexual simple, agravado por la condición de guardador, y corrupción de menores. La denuncia original había sido por tocamiento. Ahora, se espera la declaración de los adolescentes para confirmar la figura penal.

“Ninguno de los hechos habría ocurrido en el ámbito de la iglesia (evangélica). Se hizo referencia como lugar donde se conocieron y se vincularon el sospechosos y la familia de los menores, hasta alcanzar un cierto grado de amistad. Oficiaba de pastor en el templo, pero también hay otros pastores”, expresó Sánchez.

El acusado, de acuerdo a los datos de la causa, habría concretado el tocamiento denunciado en su vivienda particular. El más chico de los hermanos, quien reveló la situación de abuso, pasaba casi todo el día en esa casa, de 7 a 19, debido a que los padres trabajaban durante ese tiempo.

Compartir

Comentarios