El hijo de la víctima habia visto cuando la acusada ingresa a la habitación

Ocurrió en un descuido de la anfitriona. La acusada ingresó a la habitación y le hurtó el dinero que tenía ahorrado.

Una visita poco feliz tuvo una comerciante de la localidad de El Zanjón, quien invitó a sus amigas a tomar mate y una de ellas aprovechó la ocasión y le robó $100.000 que tenía ahorrados en un mueble de su dormitorio.

La policía informó que el ilícito fue denunciado por Rosa B. (39), quien arribó a la Comisaría Séptima y acusó directamente a su amiga, ya que su hijo vio cuando ingresó y salió de la habitación.

La mujer contó que tiene una despensa en la parte delantera de su casa y el día domingo en horas de la tarde, la acusada, quien trabaja en un Rapipago del Bº Almirante Brown, junto con otra mujer arribaron a su vivienda para merendar.

Las amigas pasaron varias horas amenas. Charlaron sobre sus vida y recordaron viejas anécdotas que habían vivido juntas. El encuentro se prolongó por unas horas y, ya entrada la noche la dueña de casa les manifestó que debía abrir su despensa.

Una de las amigas se ofreció a acompañarla, por lo que la acusada quedó sola en el sector del comedor de la casa y minutos más tarde se sumó al grupo. Ya entrada la noche, las visitantes decidieron marcharse.

La víctima continuó trabajando y cuando cerró el comercio y regresó a su vivienda, su hijo le contó que la acusada entraba y salía constantemente de la habitación, como si estuviera buscando algo. Rápidamente la damnificada ingresó a su dormitorio.

Cuando abrió el ropero donde tenía guardado sus ahorros, fruto de la recaudación de su negocio, notó que los 100.000 pesos no estaban donde ella los había dejado. La mujer indicó que el botín estaba dentro de un bolso de color negro.

La víctima sindicó a su "amiga" como autora del hecho, ya que en la vivienda no habían ingresado personas ajenas y que horas antes el dinero estaba en ese lugar, ya que ella le había agregado más efectivo.

La policía informó de la situación a la fiscal del caso Dra. Natalia Saavedra, quien ordenó que la División Delitos Comunes intervenga en el caso y realice las averiguaciones necesarias. La fiscalía no descartó allanamientos. Peritos de la policía trabajaron en el interior de la casa.

Fuente: El Liberal, Santiago

Compartir

Comentarios