El famoso está internado.

El mediático se encuentra internado con la cara desfigurada y con dificultades para hablar. "No sé qué tengo", dijo en las redes sociales.

Hace unos días Guido Süller está internado. Tiene el rostro hinchado y dificultades para hablar. "Quería avisarles que estoy en el Hospital Austral; no sé, algo me pasó. Seguramente algo autoinmune. Tengo la cara toda hinchada, y es por llevar sobre las espaldas muchas responsabilidades con mi mamá", dijo el mediático en las redes sociales.

"Estuve seis meses conviviendo con ella prácticamente las 24 horas, y se vuelven bastante crueles los ancianos con los años. Sumado a un problema que tuve en Centenario, Neuquén, que yo iba a conducir los Carnavales, y la gente me empezó a insultar y nada… Yo soy popular porque me gusta que la gente me quiera", agregó.

Por último, resaltó: "No quiero nada más, no quiero otra cosa. Para eso estudié Arquitectura y hago otras cosas. Ahora me van a hacer una tomografía computada de cara, me quedo internado, no me voy, me lo acaba de decir la doctora".

Guido empezó con los problemas de salud hace un tiempo. "Empecé a perder la vista hasta que no veía nada y fui a la guardia oftalmológica del hospital Austral y ahí directamente me internaron", dijo en aquella oportunidad. "Parece que tengo algo neurológico. Ayer me hicieron una punción lumbar, donde me sacaron líquido. Parece que tengo en el cerebro una infección que atacó el nervio óptico. Están luchando para combatir esa infección para que yo pueda recuperar la vista".

Recordemos que durante el 2018, Guido Süller tuvo que ser operado de urgencia en el Sanatorio Las Lomas, después de que los médicos le detectaron cuatro tumores en su cuerpo. Los mismos se encuentran en el pecho, en el hombro, y otros dos en la espalda.

Por su parte la pareja del hermano de Silvia Süller, Tomasito contó en Teleshow: "El jueves amaneció con la cara hinchada y se fue al hospital y lo medicaron. Supuestamente le iban a bajar la inflamación, pero empeoró, casi ni ve".

Y agregó: "Esto tiene que ver con su stress. El año pasado le pasaron muchas cosas feas a Guido y ahora se le sumó que se está haciendo cargo de la madre que tiene 90 años porque ninguno de sus otros hijos se hace cargo".

"Guido la llevó a vivir a su casa en agosto del año pasado", reveló. Y continuó firme: "De una u otra forma nos distanciamos un poco por eso, en el sentido de que yo viajaba menos a Buenos Aires porque estaba cuidándola y, además, porque ella me odia".

"En este tiempo, la mamá se la pasaba insultándolo, a veces ni le hablaba en todo el día o le contestaba mal. Cosas así que a él lo ponían mal porque estaba dedicándole su vida, hacía de enfermero, de hijo, de todo", cerró.

Guido cuenta con el apoyo de sus seguidores y de su pareja. Esperan pronta recuperación.

Ver esta publicación en Instagram

😪

Una publicación compartida por Guido Suller (@guido_suller) el

Compartir

Comentarios