Integrantes del sector pro-vida solicitaron que se realizara un velatorio

En la mañana de ayer se inscribió el nacimiento para poder solicitar el certificado de defunción. El gobierno de la provincia deberá pedir al juez de turno la orden de inhumación.

Finalmente se supo en la tarde de ayer, que el cuerpo de la beba que nació tras una cesárea practicada a la menor de 12 años que fue víctima de una violación, permanecerá en la morgue hasta tanto se resuelva el tema judicial.

Al respecto, tras una consulta realizada a la Fiscalía interviniente, se supo que no se recepcionó ningún oficio por parte del Gobierno Provincial, consultando sobre si era necesario mantener el cuerpo en la morgue para cumplimentar algún trámite y continuar con la investigación penal.

Cabe acotar que la Fiscalía informó que el mismo día en que se practicó la cesárea a la menor, el médico forense del Ministerio Público de la Acusación Ariel Toledo, se hizo presente en el Hospital Materno Infantil y recabó las pruebas biológicas necesarias para la realización del ADN, por lo que no es necesario que por ese motivo no se proceda a la entrega del cuerpo para el velatorio e inhumación.

Por otro lado hay que destacar que el Gobierno de la Provincia, a través del organismo correspondiente, es quien tiene que solicitarle al juez de turno, la orden de inhumación, trámite que no lleva más de 24 horas, teniendo en cuenta que la beba murió en el hospital.

En cuanto a la identificación de la recién nacida, recién en la mañana de ayer se procedió a realizar el trámite para inscribir el nacimiento y poder de esa manera, solicitar el certificado de defunción.

"El tema estaba judicializado porque la madre se negaba a inscribirla, ya intervino la Defensoría de Menores y el trámite se está cumplimentando", dijo el titular del Registro Civil Julio Ferreyra, aldar cuenta que la beba fue inscripta con el nombre de Esperanza, "nombre que le otorgó el pueblo".

En referencia a ese tema cabe aclarar que la inscripción de la recién nacida debe realizarse por parte del organismo competente que se hizo cargo de la menor, el tramite está enmarcado en el Protocolo de Interrupción Legal del Embarazo (ILE), por lo que madre no tiene injerencia y es el Estado Provincial el encargado de cumplimentarlo.

Precedente

Una gran consternación causó en la sociedad, la noticia de la muerte de la beba Esperanza, nacida tras una cesárea practicada a la menor que fue víctima de violación en un barrio de la ciudad de San Pedro de Jujuy. Sin lugar a dudas, este caso marcará un precedente para que se tomen posturas concretas y definidas respecto a qué es lo que va a pasar con los casos que puedan presentarse el día de mañana. Si bien mucho se dijo respecto a la ley y a ciertos vacíos legales que tiene, todo se basa en la interpretación que se le dé, porque se está decidiendo sobre la vida de una persona y eso manda a que se tomen posturas definidas por parte del Gobierno para hacer frente a futuros casos, siempre dando participación a las distintas instituciones.

Otro de los precedentes que deja la triste y corta historia de la beba Esperanza, habla sobre la inexperiencia, la falta de previsión por parte de los organismos públicos, ya que los Centros de Salud y los hospitales, no tienen al personal capacitado para interpretar la ley, que es clara respecto a la responsabilidad que le cabe, porque son las autoridades sanitarias quienes deben aplicar el protocolo y no la Justicia. Años antes debían pedirle autorización al juez de instrucción pero ahora las autoridades sanitarias deben atender a las víctimas de abuso sexual que resulten embarazadas tras una violación, como en este caso, aplicar el protocolo y repensar las decisiones que se tomen luego de las 22 semanas de embarazo, donde deben protegerse las dos vidas.

Había dos posturas, respecto a la solución que se le debía dar al caso, la interrupción legal del embarazo y la postura pro-vida, de salvar las dos vidas, lo que implicaba dar garantías de vida a la beba. Las decisiones que se tomaron no fueron la correctas por cuanto todos sabían que si la beba nacía con ese tiempo de vida, eran muchas las posibilidades de que muera y no se le dio la posibilidad de que viva. Ese es el gran problema que vendrá a partir de ahora, porque si querían garantizar las dos vidas, no se garantizó al bebé y murió al sacarlo antes de tiempo.

Fuente: El Tribuno, Jujuy

Compartir

Comentarios