La acusada.

La viuda del hombre que conoció la intimidad y los negocios de Néstor Kirchner se encuentra detenida en el penal de Ezeiza desde fines de octubre del año pasado.

Carolina Pochetti, viuda de Daniel Munoz, se prepara para declarar como arrepentida en la causa de los cuadernos de las coimas.

Pochetti deberá encontrarse cara a cara con los fiscales Carlos Rívolo y Carlos Stornelli , quienes escucharán el material que ella aporte y decidirán si celebran o no un acuerdo. En caso de alcanzar un acuerdo, este deberá ser revisado por el juez Claudio Bonadio .

La viuda del hombre que conoció la intimidad y los negocios de Néstor Kirchner se encuentra detenida en el penal de Ezeiza desde fines de octubre y, si bien en un principio se mantuvo lejos de declarar como arrepentida y negó todos los cargos que se le imputaban, ayer designó a un defensor oficial y transmitió que estaba dispuesta a declarar como imputada colaboradora. Su fin es aportar información a la investigación y así recuperar su libertad.

Las expectativas alrededor de un posible acuerdo con la viuda de Muñoz son grandes. La vara para ella está muy alta: ya son varios los arrepentidos de su entorno que brindaron información sobre cómo se produjo la venta de propiedades en el exterior. Es decir que en la investigación ya está esclarecido cómo fue ese esquema y quiénes participaron. A Pochetti se le exigirá aportar datos sobre el origen de ese dinero ilícito y su actual paradero.

Ayer ella estuvo en Comodoro Py desde el mediodía hasta la noche, donde se entrevistó durante horas con su nuevo defensor, Martín Hermida. Dejó los tribunales sin pasar por la fiscalía de Rívolo, pero pidió regresar hoy para declarar como arrepentida.

Compartir

Comentarios