El mandatario aseguró estar de acuerdo con la propuesta internacional.

El presidente venezolano se mostró a favor de iniciar negociaciones con la oposición. El último intento de mediación terminó con acusaciones cruzadas entre ambas partes.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, dijo este jueves que está "de acuerdo" con la iniciativa de una nueva ronda de diálogos con la oposición, para destrabar la crisis política, económica y social del país, como propusieron los Gobiernos de México y Uruguay.

El Gobierno de México y el Gobierno de Uruguay han propuesto que se cree una iniciativa internacional para promover un diálogo de las partes en Venezuela... les digo públicamente, estoy de acuerdo

 

Maduro, en el poder desde 2013, respondió así a la propuesta lanzada ayer por México y Uruguay, que en un comunicado conjunto urgieron a los venezolanos "a encontrar una solución pacífica y democrática frente al complejo panorama" que enfrenta el país.

"De forma conjunta, el Gobierno de Uruguay y México formulan un llamado a todas las partes involucradas, tanto al interior del país como al exterior, para reducir las tensiones y evitar una escalada de violencia que pudiera agravar la situación", señalaron los países en el documento divulgado por la Cancillería uruguaya.

Maduro añadió este jueves que tuvo conocimiento de la propuesta, sin aclarar si estos países se han comunicado con su Gobierno para ofrecerse como mediadores.

 

El Gobierno de Maduro y sus detractores sostuvieron una mesa de negociaciones entre finales de 2017 y principios de 2018, pero terminó sin resultados luego de que ambas partes se acusaran mutuamente de romper los primeros acuerdos alcanzados y el antichavismo se negara a firmar un documento de compromisos.

En este primer mes de 2019 Maduro ha pedido varias veces a los opositores retomar la mesa de negociaciones, al declarar que está listo para hallar una solución consensuada a la crisis del país.



Pero los opositores no le han tomado la palabra y ayer, luego de una masiva manifestación en las calles para rechazar lo que consideran su usurpación de la Presidencia, el jefe del Parlamento, Juan Guaidó, se autoproclamó como presidente interino y fue reconocido de inmediato por Estados Unidos.

 

Maduro juró un nuevo término hace dos semanas tras ganar los comicios de mayo pasado, a los que no se presentó el grueso de la oposición por considerarlos fraudulentos.

Por tal motivo, la Unión Europea, Estados Unidos y el antichavismo no reconocen la legitimidad del nuevo período de seis años de Maduro, que le permitirá controlar el poder, al menos, hasta 2025.

 

Fuente: El Sol de México

Compartir

Comentarios