El aprehendido tiene 31 años.

El sujeto es investigado como probable intermediario en la venta de vehículos robados en Santa Fe. Fue detenido por personal de la División Sustracción de Automotores de la Policía.

Un hombre, de 31 años, fue detenido por su posible participación en una red delictiva que comercializa vehículos robados en la provincia, según fuentes policiales. El muchacho era investigado como probable intermediario en la venta de dos vehículos, que habían sido sustraídos en Rosario, Santa Fe.

El sospechoso fue interceptado por personal de la División Sustracción de Automotores de la Policía, en la zona de calles Libertad y Miguel Lillo, en la capital, el viernes 18 de este mes. En ese momento, se movilizaba en un automóvil Renault 9 de color gris.

 

En un control policial le solicitaron que presentara la documentación del rodado. Ante ello, el ocupante respondió que no poseía los papeles oficiales.

Los agentes pidieron entonces a la Oficina de Verificación de Dominio un informe de titularidad del automotor, teniendo en cuenta los datos obtenidos del grabado de cristales. Desde esa dependencia confirmaron rápidamente que el Renault 9 contaba con pedido de secuestro, por un robo ocurrido el 2 de agosto de 2018. El caso estaba asentado en la comisaría Subseccional 21 de la Policía santafesina, con intervención judicial.

 

Traslado

La Policía trasladó luego al sospechoso hasta una dependencia oficial y también secuestró el vehículo. Además, se confirmó que las numeraciones del motor y el chasis estaban adulteradas.

Los investigadores interceptaron al acusado, identificado por la Policía con las iniciales S.E.F., tras reunir una serie de datos que relacionaban a este mismo hombre con el secuestro de otro vehículo vinculado a un robo en Santa Fe.

 

Las averiguaciones habían comenzado el 31 de diciembre último, en vísperas de Año Nuevo. Ese día, se había incautado un automóvil Renault 9, ya que su conductor contaba con identificación de motor y chasis adulteradas.

“La causa se inició a raíz de ese caso. Averiguamos cómo había llegado el auto a la provincia y al posible vendedor local”, expresó ayer Daniel Cuellar, titular de la División Sustracción de Automotores.

 

Hace una semana, se realizaron distintos allanamientos en la capital y en Famaillá, en el marco de una causa por falsificación de documentos y la comercialización de autos robados en la provincia de Córdoba. En uno de los procedimientos, se incautó un Ford Fiesta, de color gris plata.

 

Fuente: La Gaceta

Compartir

Comentarios