Fue en la localidad de Brumadinho, en el estado brasilero de Minas Gerais.

El hecho se registró en la localidad de Brumadinho, a 60 km de Belo Horizonte. "Según los relatos que estamos recibiendo, hubo varios muertos", dijo un portavoz del cuerpo de bomberos.

 

 Un dique de contención de residuos de la minera Vale cedió este viernes en el estado de Minas Gerais dejando al menos 200 personas desaparecidas, informó un cuerpo de bomberos locales. El suceso ocurre a poco más de tres años después de la peor tragedia ambiental de Brasil, provocada en ese mismo estado por la ruptura de otra represa minera.

"Según los relatos que estamos recibiendo, hubo varios muertos", la corriente de residuos "tomó toda la zona de la empresa", en la localidad de Brumadinho, a 60 km de Belo Horizonte, la capital de Minas, dijo a la AFP un portavoz del cuerpo de bomberos.

En una declaración, el cuartel general de bomberos de la ciudad de Belo Horizonte, la capital del estado de Minas Gerais, dijo que decenas de personas están atrapadas por el torrente de lodo liberado el colapso de la represa y que están buscando a 200 personas.

"Aún ignoramos la magnitud de los daños personales y ambientales. Seremos muy rigurosos", dijo el ministro de Medio Ambiente, Ricardo Salles, quien se encuentra en camino a Belo Horizonte.

Vale informó en un comunicado que la ruptura se produjo a inicios de la tarde y que su "prioridad total, en este momento, es preservar y proteger la vida de los empleados y de los habitantes". El documento no dice nada sobre las causas del siniestro. Imágenes áreas difundidas por los bomberos muestran impresionantes riadas de lodo avanzando sobre grandes superficies de vegetación.

El presidente Jair Bolsonaro lamentó por Twitter lo ocurrido y determinó el envío al lugar de los ministros de Desarrollo Regional y de Minas y Energía.

Las autoridades locales enviaron al lugar cinco helicópteros para las tareas de rescate. En un video difundido por una televisión de Minas Gerais puede verse a una de las aeronaves acercándose.

"La presa se rompió y lo destruyó todo, no queda nada", indicó un testigo en un video que circula en las redes sociales, mostrando una zona arrasada.

El municipio de Brumarinho, de 39.000 habitantes, pidió en las redes sociales que la población se mantenga alejada del río Paraopeba, sobre el que estaba construida la presa.

 

Fuente: Ámbito Financiero

Compartir

Comentarios