La felicidad se debe parecer a esto: René, con una sonrisa, vistiendo la remera de bienvenida que le hicieron sus seres queridos. Le peleó a la muerte luego de recibir tres puñaladas. "Un milagro", dijo Rosa, su madre, sin quebrantos. Mirá la crónica fotográfica.

Compartir

Comentarios