Edificio ubicado en San Martín al 700

Es parte del patrimonio arquitectónico de la zona bancaria de la ciudad pero la Dirección de Patrimonio levantó la resolución que lo protegía. "Hay riesgo de colapso con el consecuente peligro para la vida humana", asegura la arquitecta Mercedes Aguirre, directora del área.



La Comisión de Patrimonio de la Provincia había otorgado la protección preventiva al inmueble ubicado en San Martín 730 en diciembre pasado. Pero ese resguardo duró apenas 25 días: desde el 8 de enero, Patrimonio ha dejado sin efecto aquella resolución y la Caja Popular de Ahorros, propietaria del histórico inmueble, puede demoler. El cartel de obra ya está colocado: “demolición total”.

La derectora de Patrimonio del Ente Cultura de Tucumán reconoció, "es una triste noticia perder este edificio tan valioso porque está en el corazón de la zona bancaria de ciudad pero tuvimos que levantar la preventiva porque está en riesgo de colapso y eso pone en peligro la vida de las personas".

Mercedes Aguirre recordó que ese inmueble fue contruido a principios del siglo XX y que el "tremendo deterioro" que manifiesta su estructura responde a una falta de mantenimiento sostenido en el tiempo. "Creo que la demolición ya comenzó con el apuntalamiento de la estructura desde adentro", opinó. La aruitecta explicó que pata derrumbar muros se deben tomar medidas de seguridad, "no se puede tirar abajo un muro asó nomás", señaló.

En una consulta realizada por La Gaceta a otro miembro de la Comisión de patrimonio de Cultura contaron, "nunca hemos tenido la cooperación de la Caja Popular en este tema, siempre se mantuvieron cerrados y sin intenciones de recuperar el patrimonio. La situación estructural del edificio empeoró desde 2014 hasta la fecha. Se gastó mucho dinero en esa época para apuntalar el edificio, varios millones de pesos que se tiraron al aire. A priori se podría decir que hubo negligencia y debería haber una investigación al respecto. Es una pena que se lo haya dejado caer así y que se haya malgastado dinero público”.

Mercedes Aguirre lamentó que se haya descuidado al edificio al punto de "dejarlo morir". "No es que no haya opciones. Lo que pasa es que la opción es muy cara y el interventor de la caja Popular de Ahorros nunca me ha recibido", manifestó. Por otra parte expuso la falta de recursos del Ente Cultura para enfrentar, esa inversión y otras en edificios históricos en peligro. "Son los propietarios o usufructuarios los que deben hacer ese trabajo", aclaró.

Patrimonio histórico

Por medio de un comunicado publicado en su sitio web, la Facultad de Arquitectura y Urbanismo (FAU) a través del Instituto de Historia y Patrimonio solicitaron que se reconsidere el pedido de demolición del edificio ubicado en calle San Martín 730 y que se continúen las tareas de puesta en valor y rehabilitación del inmueble.

Tras explicar la trascendencia histórica del edificio, los expertos de la FAU recordaron que hasta el año 2010 se mantuvo en funcionamiento y en “un razonable estado de conservación. En 2011 fue elegido por sus importantes valores patrimoniales como sede de la Muestra de Diseño Espacio DAR. A partir de ese momento el edificio fue abandonado y comenzó su progresivo deterioro.”

El edificio fue edificado para ser la sucursal del Banco Francés del Río de la Plata por el constructor español Manuel Graña, inaugurándose el 7 de febrero de 1913. “Posteriormente se localizó en él la Sociedad Financiera, Comercial e Industrial Alfredo Guzmán y Cía. y en 1922 fue la primera sede propia que tuvo la Caja Popular de Ahorros. A partir de 1939, cuando la Caja se trasladó a su edificio actual frente a la Plaza Independencia, lo ocuparon sucesivamente, la Dirección General de Rentas, la Secretaría de Trabajo y la Dirección Provincial de Comercio”, describe.

“El edificio, diseñado bajo cánones académicos con una decoración modernista, es un excelente ejemplo de la arquitectura de principios del siglo XX en la ciudad. Por otra parte, conforma un importante conjunto de valor histórico y paisajístico con el Ex Banco Español y del Ex Banco de la Nación. Estos valores fueron reconocidos por el Estado cuando se lo incluyó, en el año 2004, entre los inmuebles protegidos por la Ley Provincial de Patrimonio Cultural. En el 2008, fue excluido de dicha ley junto con otros edificios emblemáticos. Cuando meses después, gracias a las multitudinarias manifestaciones de la comunidad, conocidas bajo el lema Tucumán no se Vende, se logró revertir estas desafectaciones, extrañamente, sólo este edificio quedó sin protección legal”.

 

Compartir

Comentarios