La pareja esta separada.

La modelo usó su cuenta de Twitter para anunciar la ruptura y pidió que dejen vivir “en paz” el momento sin especulaciones y mentiras.

A muchos sorprendió, a otro no, el tuit de Carolina Pampita Ardohain anunciando la separación definitiva de Pico Mónaco: “Estamos tristes porque dimos lo mejor de cada uno y no funcionó como esperábamos”, dicta parte del mensaje.

"No hacemos mal a nadie, nos queremos mucho y nos respetamos. Espero que nos dejen vivir este momento en paz, sin mentiras o falsas especulaciones", continúa la publicación. 

Los “buenos novios” supieron aprovechar su relación para obtener publicidad y sobretodo excelente paga y en dólares. Pero este verano tuvo sabor a poco. Apenas alguna foto en las redes y fotos "robadas" -arregladas- con las revistas para anunciar una reconciliación que fue muy poquita cosa, a la vista de los acontecimientos. Antes de terminar enero, ya están separados, y el anuncio tuitero parece dar un toque definitivo al tema.

Eternas dilaciones de parte del ex tenista en darle a Pampita la vida de novio formal y futuro marido, padre de familia y todo el combo que incluye en estar a su lado; escenas de celos de ella, previo a manejarle agenda y teléfono, planteos y exigencias de definiciones que por fiaca, dudas o ánimo cholulo, el muchacho no terminaba de cumplir frente a una mujer exigente, controladora y obsesiva en sus relaciones.

Tras esa primera separación hace un año, sobrevino la "primera reconciliación marketinera", justo para el cumpleaños 40 de ella en Playa del Carmen, que -canje mediante- hizo que una comitiva de amigos viaje a México a festejar con ella. La aparición de Pico cerró el negocio para la foto triunfal y todos contentos, sobre todo los que le dieron el canje. Con el tandilense tenía otro precio. Después del verano 2018 con amplia facturación esteña, aparecieron separados y luego juntos para el cumple en México. Después, nuevamente el misterio y otro distanciamiento alrededor de mayo del año pasado, en pleno tsunami existencial de la modelo. En cuestión de días, Pico se cansó de los controles y escenas, partió al mundial de Rusia y a ella le levantaron el programa en Telefe, al que decidió renunciar para no encarar al aire la despedida de un ciclo fallido.

En el medio del levantamiento, la conductora voló a Rusia buscando la reconciliación, pero no pudo ser. Alguna foto en el estadio en un partido de Argentina y de vuelta a casa con las manos vacías; pero sin declaraciones ni definiciones.

Muchos meses en silencio hasta que una nueva reconciliación en medio de los días de facturación potente en Punta del Este, fotos, la inauguración de una nueva temporada del restaurante de él (Casa Babel), que terminaría clausurado de todos modos- y ahora, finalizada la racha un poco flaca de la crisis, el tuit negro de la separación final, anoche. Pampita pide que no se especule sobre eso, pero cuesta no sacar cuentas, sumar días y momentos, y encontrar siempre algún buen negocio en tiempos de bonanza amatoria entre ambos. Porque cuando todos los canjes y los "chivos", se terminaron, se acabó el amor.

Compartir

Comentarios