Diego Jalaris y Rodolfo Villavicencio, doctores encargados de la cirugía

Cintia llegó al consultorio con 119 kilos y ya se hizo la operacion de vientre y brazo

La paciente fue derivada de un equipo multidisciplinario, con importante pérdida de peso después de una cirugía bariátrica. En primera instancia se sometió a una cirugía de abdomen, dado a la cantidad de excedentes de piel y tejido graso.

“Estas son cirugías de alta complejidad, por lo que se deben tomar muchos recaudos. Son intervenciones de más de dos horas de duración y requieren una serie de requisitos previos“, dijo el miembro del servicio de Cirugía Estética y Quemados del efector, doctor Diego Jalaris.

El profesional también remarcó que la paciente, antes de ser intervenida, tuvo que mantener un peso estable por un periodo de dos años para aplicar a la cirugía; y que no cualquier persona que sufrió de sobrepeso es apta para este tipo de operaciones reparadoras.

La Cirugía plástica postbariátrica, es la especialidad quirúrgica que tiene como objetivo principal la reconstrucción de los tejidos, para conseguir una armonía corporal tras una importante pérdida de peso. Corrige algunas alteraciones estéticas que se producen a nivel de las mamas, del abdomen o también a nivel de los brazos o piernas, así como posibles excoriaciones, dermatitis recidivantes por humedades persistentes, etc.

Normalmente estas intervenciones se llevan a cabo cuando ya se ha estabilizado el peso y esto suele ocurrir a partir de los 18 meses de la operación de cirugía bariátrica. Estas ayudan a mejorar la estabilidad emocional y calidad de vida de los pacientes.

Por su parte, otro miembro del staff del servicio, doctor Rodolfo Villavicencio, expresó: “La cirugía posbariátrica le da un alivio psicológico al paciente y le permite una reinserción social y laboral, por la incomodidad de llevar consigo esos excesos cutáneos. Por ende, ayudamos al paciente en el aspecto psicológico y físico”.

Testimonio de la paciente

Cintia tiene 40 años y es ama de casa, pesaba 140 kilos y llegó al quirófano con 119. “El 28 d diciembre fue la primera cirugía de vientre y el 23 de enero pasado, la de brazos. Todavía me faltan las mamas y las piernas, pero estoy tranquila porque tengo suerte de caer en manos de estos excelentes profesionales, quienes están logrando conmigo algo que yo creía imposible”.

Funte: Tucuman Salud

Compartir

Comentarios