La ola de calor agrava la situación que ya plantean las inundaciones en Santa Fé

Las altas temperaturas, con sensaciones térmicas de hasta 45 impactaron en el ganado vacuno. Literalmente “cayeron muertos” y no se descarta que hayan ocurrido más muertes en el trayecto hacia los frigoríficos, luego de los remates del día.


El dato, último disponible según fuentes oficiales del mercado concentrador para el remate de ganado, se refiere a los animales "caídos" –término usado en la jerga para referirse a las vacas o novillos que se desploman muertos en el lugar mismo en el que están parados– dentro del predio de Liniers

"La situación no es normal, pero estos niveles de calor son todo menos normales. Los animales sufrieron de estrés calórico por temperaturas que superaron los 40º durante los últimos tres días", explicó Carlos Colombo, director del Mercado de Liniers. Y agregó que la situación de muertes por la actual ola de calor se agrava por el viaje y en los frigiríficos en un desastre lo que está pasando. Colombo advirtió que se trata de una situación a la que hay que prestarle atención. "Quién iba a decir que en Santa fé se iban a inundar los campos como ocurrió", reflexionó haciendo alusión a las consecuencias del cambio climático. "Hay que ocuparse, nosotros sabemos qué tenemos que hacer en estos casos".

"Es la primera vez que veo tantos animales caídos en el Mercado, pero también es la primera vez que lo mismo pasa en una escala similar o mayor en los feedlots, incluso en campos donde se ven animales caídos", comentó a Infobae Gervasio Sáenz Valiente, consignatario que trabaja hace 20 años en el Mercado de Liniers.

Las expectativas 

Colombo criticó a los medios nacionales al señalar que ya se olvidaron de las inundaciones en Santa Fe pero que el problema sigue y es grave: "Las pérdidas son enormes aunque no tenemos aun los número porque el problema sigue, al coletazo la vamos a sentir todo el año".

Compartir

Comentarios