Lugar donde habría ocurrido los hechos.

Hay tres versiones de los hechos. La Justicia pidió informes al Ministerio de Seguridad para conocer si el agente estaba en servicio o no.

Un policía fue asistido el viernes pasado en el hospital Padilla, tras sufrir la agresión de un grupo de personas. El hecho había sucedido en calle Batalla de Tucumán al 1.400, en la comuna de San José. Su versión de los hechos generó dudas entre los investigadores. Y una denuncia de un testigo lo perjudica aún más.

El personal policial relató en la comisaría de Cevil Redondo que había protagonizado una persecución y luego fue atacado por al menos seis personas durante la madrugada. Le habrían sacado el arma reglamentaria, el celular y otros elementos.

Al fiscal de turno, Ernesto Salas López, le llegó otra versión del incidente. Una mujer denunció que tres personas armadas habían entrado a robar a su vivienda, y que uno de ellos había llegado hasta el fondo de la propiedad. Los moradores le habrían arrebatado en esos instantes un arma y le habrían hecho dos tiros como amenaza. Ahí, lo habrían agredido y quitado el teléfono móvil.

En las últimas horas se conoció una tercera hipótesis: al parecer el policía no habría estado cumpliendo servicio esa noche en San José, sino se habría presentado ante unos vendedores de droga para exigir una coima de alrededor de $ 500.000, con el fin de “dejarlos trabajar”.

En la Justicia reconocieron estos dichos, pero no fueron confirmados. Aunque en el Ministerio de Seguridad remarcaron que la Jefatura de Policía intenta determinar si el agente estaba de servicio o no en esa jornada para avanzar en una causa interna.

Compartir

Comentarios