Vacaciones en familia

Las vacaciones con los niños pueden generar incertidumbres en los padres. Por eso, aquí te dejamos algunos consejos para que todos disfruten del tiempo libre

No hace falta irse muy lejos para que los niños puedan disfrutar de la experiencia de viajar y de todos los beneficios que eso conlleva. Ya sea a Tafí del Valle, a Buenos Aires o a un lugar con una cultura totalmente diferente, viajar debe servir como espacio de formación y aprendizaje, obtener las claves para el desarrollo y la maduración personal de los pequeños.

Algunos consejos para viajar con niños:

Preparar el viaje juntos: Si el niño es lo suficientemente mayor es buena idea involucrarlo en el viaje desde el primer momento. Mostrarle dónde vamos, enseñarle fotos de ese lugar para aumentar su interés, darle una idea sobre las costumbres de esa cultura, qué cosas ricas va a poder comer, enseñarle alguna palabra en ese idioma, mostrarle en un mapa el recorrido para que lo pueda ir siguiendo durante el viaje, etc.

Un botiquín para todos: Si tienes niños ya sabrás que parte del botiquín debe estar reservado para ellos. Además de preparar un buen botiquín de viaje no debes olvidar la medicación específica infantil, a veces no es tan fácil de encontrar en según qué destino y es mejor tener cierta previsión.

Los bebés en los aviones: Al comprar tu pasaje de avión deberás indicar que viajas con un bebé. Por lo general hasta 2 años de edad se considera bebé y de 2 a 11 años niño, pero cada aerolínea fija unas tarifas, ya sea un descuento o pagar solo un porcentaje de un pasaje de adulto.

El avión y los oídos: Al tomar un vuelo los cambios de presión repercuten en nuestros oídos, los adultos ya sabemos cómo cambiarlo pero los niños no. Lo más recomendable es que durante el despegue y el aterrizaje los bebés usen chupete o mamadera, eso hará que muevan la mandíbula y descomprimir los oídos. Si son más mayores los chicles o caramelos pueden ser una buena solución.

Identifícalos: Un complemento útil para que lleven los niños durante todo el viaje es la pulsera identificativa. Puede comprarse una o hacerla casera con pulseras de goma o silicona donde se escribe el teléfono de los padres con el prefijo del país.

Ventajas de viajar con niños

Las ventajas son para todos, niños y adultos. Los niños a través del viaje, disfrutan de buenos momentos en familia, desarrollan un pensamiento más racional, reflexivo y crítico, además, adquieren nuevos valores y habilidades de tipo emocional y social.

1- Viajar a otro ritmo: los niños requieren otro ritmo de viaje, necesitan sus tiempos de descanso sobre todo cuando están consumiendo tanta energía. Sus curiosidades son diferentes a la de los adultos, ellos le dan más atención a ciertas cosas que pasan desapercibido para nosotros. Aprender que a veces el querer llegar a un lugar o hacer una cierta cantidad de actividades puede variar.

2- Unidad familiar: no solo se aprende y conoce más a los pequeños, sino que ellos también conocen más de los adultos. El vivir en la rutina hace que algunas cosas se transformen en monótonas, cuando llevamos a los chicos a un lugar nuevo estamos todo el tiempo aprendiendo, en contacto con situaciones y emociones nuevas, lo que hace se aprenda del entorno y se conozca más de uno mismo.

3- Practicar la paciencia: viajar implica hacer colas en museos, monumentos y atracciones. Ya no es “lo que yo quiero cuando quiero” es enseñar de paciencia y que los tiempos de uno pueden no ser los tiempo de los otros.

4- Aprendizaje continuo: sin duda, viajar es la mejor escuela de verano para los niños, Empezando con los idiomas, es lo mejor para acostumbrar el oído a otras lenguas, ayudar a perder los miedos y las vergüenzas. Aprender de geografía e historia en los lugares mismos donde los hechos sucedieron.

5 - Conocer personas nuevas: Al viajar se conoce gente nueva los chicos se encontrarán con niños con diferentes perspectivas y formas de la vida, es una manera de desarrollar la empatía y tolerancia. El descubrimiento de culturas ajenas a la nuestras, razas, formas de vestir, tipos de horas, comidas, es abrir su mundo.

También se les debe preguntar cuál es su opinión antes, durante y una vez terminado el viaje esta actitud reforzará el desarrollo del pensamiento crítico y racional.

Fuente: La Gaceta

Compartir

Comentarios