Los jugadores de Gimnasia festejan el gol de Maximiliano Coronel ante Tigre. (Foto: Prensa Gimnasia y Esgrima La Plata)

En La Plata, el conjunto de Troglio se impuso 3 a 1 con goles de Faravelli, Coronel y Gómez (había empatado Silveira) y se alejó de los puestos de descenso. El equipo de Echeverría sigue último en la tabla de promedios.

Volvió a ganar Gimnasia. Después de 97 días. La última vez había sido también en el Bosque, contra Boca, en octubre del año pasado. Y lo hizo en un partido clave, contra un rival directo como Tigre, ante la necesidad de sumar puntos. Es que el Lobo empezaba a andar con la alarma en código rojo, esa que no para de sonar en Victoria. El Matador sigue último en la tabla de los promedios y su futuro es poco alentador: según el Instituto de Cálculo de la UBA, antes de la fecha tenía 96,66 por ciento de probabilidades de descender. La derrota 3 a 1 en La Plata le dio otro empujón.

Finalizado el primer tiempo, Gimnasia sabía que para revertir el cuadro de situación mucho debería cambiar en el complemento. Venía obligado por una dolorosa goleada tras su paso por Tucumán (cayó 4-1 con Atlético) e igualaba en su cancha con Tigre. Y algo cambió. El Lobo encontró la profundidad que le venía faltando. El ingreso de Brian Mansilla fue clave para que Gimnasia se soltara. Marcó diferencias por ambas bandas. Eso sí, la apertura del marcador llegó casi de casualidad tras un envío de Faravelli que Matías Gómez no llegó a conectar, pero Guruceaga se distrajo con el movimiento del volante.

Tigre también fue a buscar con los ingresos de Morales y Silveira. El partido se hizo de ida y vuelta y el Matador golpeó con Silveira metido entre los dos centrales rivales. Pero no logra hacer equilibrio Tigre. Gimnasia aprovechó los espacios sobre el final y alcanzó la victoria con un cabezazo de Coronel y un zurdazo del peruano Gómez. Así, volvió a festejar y respira.

Compartir

Comentarios