George North, uno de los emblemas del equipo galés festejando el try de la victoria.

El campeonato más prestigioso de Europa arrancó con la derrota de Francia ante Gales 19-24. Los galos anotaron todos los puntos en el primer tiempo pero los británicos lo dieron vuelta en un juego vibrante.

La primera parte presagiaba un resultado completamente distinto. Francia había resuelto sin complicaciones ante una Gales que no sabía crear peligro, más allá de un ensayo anulado a Liam Williams, al que se le resbaló el balón en una noche en la que la lluvia provocó varios descuidos. El oval había estado un 70% del tiempo en territorio galés. El ataque francés percutía sin piedad a la renovada defensa de los de Warren Gatland. Merced a su contundencia llegaron los dos primeros ensayos de Picamoles (5’) y Huget (22’). La bota de Camille Lopez, con un golpe de castigo y un drop, parecía dejar una segunda mitad plácida para los galos: 16-0 al descanso.

 

Quizás demasiado plácida, Gales salió de la pausa con la intención de plantar cara. El primer arreón de los dragones dejó un ensayo de Williams con transformación de Gareth Anscombe (culpables en buena parte del mal desempeño galés en el primer tramo). Francia había vuelto dormida. Su contundencia ofensiva se transformó en pasividad. Y en medio de la siesta llegaron los errores, aprovechados por un astuto George North. Primero Yoann Huget perdió un balón ante el ala a escasos metros de la línea de ensayo. Transformó de nuevo Anscombe (16-14) para llevar, ahora sí, los nervios a todo Saint Dennis. Un golpe de castigo ejecutado por Biggar ponía a los visitantes por primera vez al frente (16-17, 62’).

 

A Francia le flaqueaban las fuerzas. Lopez, que primero no acertó con el drop, logró transformar un golpe de castigo en pleno vendaval galés para recuperar terreno (19-17, 69’). Pero el muro francés volvió a ceder de la peor manera. Un pase suicida de Sebastien Vahaamahina, interceptado a la carrera de nuevo por North, consumó el desastre (19-24 tras una nueva transformación de Dan Biggar). El XV del Gallo aún tendría diez minutos para intentar un ensayo a la desesperada. Ahí creció la defensa de los de Warren Gatland, un bloque joven que ahora encara con mucha confianza su próximo duelo ante Italia.

 

La perspectiva no puede ser más opuesta para Francia. Los de Jacques Brunel tendrán que digerir una nueva derrota ante Gales, que parece tenerles tomada la medida (siete victorias en los últimos ocho enfrentamientos), y tienen menos de 10 días para hacerlo. Les espera Twickenham, con una Inglaterra que, a la espera del duelo estelar de este sábado (ante Irlanda en Dublín, 17.45 hora peninsular española), llega con el cartel de favorita.

 

Fuente: El Pais

Compartir

Comentarios