Los familiares de Zelaya radicaron la denuncia en el organismo.

La Federación Argentina LGBT encabezó el repudio al agresor de Juan Zelaya, quien se encuentra internado por la golpiza que le propinó un vecino. Corre peligro su ojo izquierdo.

Desde el pasado jueves por la tarde, Juan Zelaya, de 38 años, se encuentra internado en la terapia intensiva del Hospital Padilla y con riesgo de perder un ojo luego de que fuera atacado a golpes por un vecino que lo hostigaba hace un tiempo por su condición sexual, según relataron sus familiares.

Ante el conocimiento del hecho, la Federación Argentina LGBT, ATTTA Red Nacional, Movimiento Evita y Biblioteca Ayelén, emitieron un comunicado repudiando el hecho y solidarizándose con la víctima y con su familia.

“Denunciamos esta agresión, motivada por el odio a la diversidad sexual, y acompañamos a Juan y a su familia en este duro momento, tanto para que reciba la atención médica que corresponde como en los trámites de denuncia penal ante la Justicia”, reza en un párrafo la misiva publicada en las redes sociales, donde también cuestionaron el accionar de la Policía dela Provincia. ”Los policías de la comisaría 10º no quisieron acercarse al lugar donde se producía el ataque, no quisieron tomar la denuncia, pero sí salieron a defender la casa del agresor cuando los vecinos fueron a increparlo”, aseguraron. 

Por su parte, Ramiro Granado, director del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (Inadi Tucumán), explicó que los familiares se acercaron a realizar la denuncia ante el organismo y que a partir de ahora se iniciaría una investigación para determinar si el ataque fue producto del odio, en este caso, debido a su condición sexual.

El brutal ataque ocurrió el jueves 31 de enero por la tarde, cuando Zelaya se dirigía a una panadería de su barrio en Blas Parera al 800. De acuerdo a los familiares de la víctima, el agresor hostigaba al hombre de 38 años por su condición sexual.

Tras ser golpeado, Juan fue internado en el Hospital Padilla donde le realizaron una cirugía para reconstruir su mandíbula. Recibió 45 puntos en la cabeza para cerrar una herida, le suturaron el pómulo y corre riesgo de perder el ojo izquierdo.

Fuente: El Tucumano.

Compartir

Comentarios