El damnificado identificó a dos sujetos, que tendrían domicilio en Tucumán, que salían de su camioneta con un maletín con el dinero y los persiguió en pleno centro de la capital de Santiago.

Una persecución, digna de una escena de película, protagonizó un ingeniero oriundo de Santiago del Estero al recuperar un bolso con $180.000 que un grupo de tucumanos le habían robado del interior de su camioneta, la que estaba estacionada sobre calle Viamonte y Belgrano, en la capital de dicha provincia.

La policía informó que la persecución se produjo pasadas las 13.30, cuando la víctima -Claudio Miguel Olmos, de 44 años residente en el Bº Centro- arribó a una obra en construcción ubicada en la mencionada esquina para supervisar el trabajo de los albañiles.

Olmos arribó en su camioneta Toyota Hilux y la dejó estacionada en la vereda, e ingresó al edificio. Mientras estaba allí, advirtió que los obreros que trabajaban en el segundo piso le gritaban que estaban robándole sus pertenencias por lo que salió rápidamente a la calle.

Allí divisó que dos sujetos uno de remera azul y otro de camisa a cuadros, salían del interior de su vehículo apoderándose de un bolso de color negro -en el cual tenía guardado 180.000 pesos en efectivo- por lo que salió tras ellos.

La víctima contó que uno de los ladrones continuó la fuga a pie por calle Viamonte, mientras que el sujeto que tenía el bolso subió a una Chevrolet S-10 de color gris la cual intentó embestirlo para evitar que continuara la persecución.

Al ver que no iba a darles alcance, el ingeniero regresó hasta donde estaba su vehículo y subido a él comenzó a buscarlos. Al llegar a la esquina de Garibaldi y Viamonte logra cerrar a uno de los maleantes, pero no tenía el bolso en su poder.

Los vecinos auxiliaron al ingeniero y lograron reducir al caco, mientras que él continuó tras los pasos de la camioneta.

La víctima aceleró su marcha y logró interceptar a los ocupantes de la Chevrolet en la esquina de Brandsen y Belgrano donde les atravesó su rodado para impedir que continuaran la marcha. Justo en esa esquina había un móvil policial que regresaba de una novedad, por lo que intervinieron de inmediato.

Cuando el ingeniero contó lo sucedido, los efectivos atraparon a los acusados quienes fueron identificados como Sergio Figueroa (30); Sergio Romero (30); y Juan Castro, todos con domicilio en la provincia de Tucumán.

La policía requisó a los maleantes quienes tenían en su poder el dinero de Olmos, un Handy y documentación personal. Por orden del Dr. Martín Silva, fiscal de turno, los maleantes quedaron aprehendidos, alojados en distintas dependencias.

Fuente: El Liberal.

Compartir

Comentarios