En diciembre de 2018, el fiscal Carlos Sale pidió penas de seis y 10 años para los imputados.

Será este lunes a partir de las 8.30 horas en el Palacio de Justicia. A lo largo del año pasado declararon 162 testigos, mientras que otros 10 fallecieron, antes de prestar testimonio en la sala de debate.

 

 Luego del receso por la feria judicial de enero, el juicio oral y público por el homicidio de Paulina Lebbos y su posterior encubrimiento se reanudará este lunes a partir de las 8.30 en el Palacio de Justicia.

Hasta el miércoles, está previsto que presenten sus alegatos Carlos Posse (defensor del ex policía Waldino Rodriguez) y Macario Santamarina (defensor de Roberto Luis Gómez, el único acusado por el homicidio).

Al finalizar, será el turno de los representantes de la Provincia de Tucumán en la demanda civil, Carlos Parajón Ferullo y Cecilia Vaccaro. 

A lo largo del año pasado, declararon 162 testigos de manera escrita u oral, mientras que otros 10 fallecieron antes de prestar declaración en la sala de debate.

En diciembre de 2018, el fiscal Carlos Sale pidió penas de seis y 10 años para los imputados. El alegato del Ministerio Público Fiscal demandó esas condenas para los ex policías Hugo Sánchez, Nicolás Barrera, Héctor Brito y Waldino Rodriguez, para el ex secretario de seguridad, Eduardo Di Lella, por el encubrimiento del homicidio de Paulina; y para Gómez, por el homicidio de la joven.

Sale consideró coautores penalmente responsables a Di Lella, Sánchez, Barrera y Brito por el delito de encubrimiento real agravado con inhabilitación especial por ser funcionario público, en concurso ideal con el delito de falsificación ideológica de instrumento público. Y decidió no acusarlos por el delito de abuso de autoridad ya que lo consideró prescripto. Para los ex funcionarios públicos solicitó una pena de seis años prisión más 10 años de inhabilitación especial.

A diferencia de las penas de entre seis y 10 años que había solicitado el fiscal, el abogado querellante Emilio Mrad (representante de la familia Lebbos) solicitó prisión perpetua para Gómez por considerarlo acusado del homicidio. Además pidió penas de siete a 14 años para los imputados por encubrimiento.

El crimen

El 26 de febrero de 2006, Paulina salió a bailar con su amiga, Virginia Mercado, y desapareció cuando regresaba a la casa de César Soto, su pareja, alrededor de las 6.30. Tras 13 días de búsqueda su cuerpo apareció al costado de la ruta provincial 341, a la altura de Tapia, a unos 30 kilómetros de la capital tucumana.

Alberto Lebbos, el papá de Paulina, realizó reiteradas  denuncias contra el poder ejecutivo tucumano por el encubrimiento del crimen de su hija, hasta que después de 12 años logró que los responsables de la Policía y del Ministerio de Seguridad sean juzgados.

 

Fuente: La Gaceta

Compartir

Comentarios