Claudia Sbdar tomó posesión del cargo de vocal de la Corte en 2008.

En el máximo tribunal de Justicia provincial, sólo uno de los cinco cargos pertenece a una mujer, la vocal Claudia Sbdar. Mientras tanto, en los despachos jurisdiccionales de primera y segunda instancia el cupo femenino alcanza el 43,5%.

 

 Las magistradas ocupan 83 de los 191 cargos existentes en la Justicia provincial. Es decir, el 43,5% de los despachos jurisdiccionales de primera y segunda instancia están en manos de mujeres, según la Oficina de la Mujer de la Corte Suprema de Justicia de la Nación (OM). Esa proporción, que es alta en función de los desequilibrios existentes en otros Tribunales del país, cae a la mitad si se considera la composición de la Corte Suprema de Justicia de Tucumán. En ella, sólo uno de los cinco cargos pertenece a una mujer (20%), la vocal Claudia Sbdar. Esa disparidad crece si se advierte que los dos ministerios públicos (Fiscal y de la Defensa) están encabezados por hombres. Ello quiere decir que las posibilidades de la mujer de llegar a la cúpula judicial tucumana son muy bajas (14%).

El debate sobre la necesidad de incorporar un cupo femenino en la Justicia similar al que existe en el Poder Legislativo reapareció de la mano del proyecto de ley que presentó la diputada Elisa Carrió durante la semana pasada. Esta iniciativa dispone que al menos el 30% de los puestos de la Justicia Federal y Nacional, incluso los de la Corte, serán ocupados por mujeres. El proyecto generó entusiasmo en otras localidades: legisladores de Cambiemos anunciaron que tratarán de replicarlo en la Ciudad y en la provincia de Buenos Aires. El artículo 6 de la propuesta de Carrió invita a “garantizar la participación igualitaria de mujeres y varones” en todo el país.

En materia de igualdad de género, los Tribunales de Tucumán lucen mejor parados que los de otras provincias, siempre teniendo en cuenta las instancias inferiores. Según la OM, en Chaco hay más juezas que jueces (58,85%). Tierra del Fuego ocupa el último casillero, con el 17,65%: sólo hay seis magistradas.

“Techo de cristal”

Al igual que en la Nación, en Tucumán el gobernador Juan Manzur no está sometido a cupos. La designación de mujeres de los cargos de jueces y camaristas, y de defensores oficiales y fiscales depende de de que las candidatas lleguen a las ternas elaboradas a partir de los concursos que sustancia el Consejo Asesor de la Magistratura (CAM). Respecto de la cúpula, el titular del Poder Ejecutivo dispone de la posibilidad de elegir a cualquier profesional que reúna los requisitos constitucionales (no hay proceso de preselección fundado en parámetros objetivos). En las dos oportunidades que tuvo (cobertura del Ministerio Público de la Defensa y de la ex vocalía de Antonio Gandur), Manzur se inclinó por varones, al igual que todos los mandatarios con la excepción de José Alperovich. En 2008, el hoy senador eligió a Sbdar para reemplazar a Héctor Area Maidana. Sin embargo, la primera opción del entonces gobernador había sido un hombre, Francisco Sassi Colombres, designación que no prosperó. En la Corte de la Nación también hay una sola ministra, Helena Highton.

La dificultad de las mujeres para llegar a las cúpulas judiciales aparece en el proyecto de Carrió, quien se refirió al fenómeno del “techo de cristal”. Las cabezas del poder suelen permanecer en manos de varones. Por el contrario, las bases son más igualitarias, como demuestra el Ministerio Público de la Defensa tucumano. En este ámbito existen 18 defensoras y sólo 9 defensores, según la OM. Es decir, las mujeres encabezan el 66% de las defensorías. La base no contiene datos estadísticos actualizados respecto del Ministerio Público Fiscal de la provincia.

Tres por el cupo

“Las mujeres se encuentran siempre dentro del grupo vulnerable de la sociedad. Si bien con el paso del tiempo fueron ganando protagonismo y ocupando lugares por sus méritos, todavía no logran equipararse. Lo ideal sería que no haya cupo, pero por algo se empieza”, explicó Julieta Tejerizo, consejera suplente de los abogados capitalinos ante el CAM.

Según comentó Luis Cossio, representante de los jueces de la capital en el Consejo tucumano, el proyecto busca que la igualdad no sea solo una proclama vacía de contenido sino una realidad. “Si queremos construir una verdadera sociedad igualitaria, creo que tenemos que echar a mano leyes que permitan forjar un cambio en la mentalidad. Alabo este tipo de proyectos que cristalizan, en normas positivas, lo ya contemplado en la Constitución como lo es la igualdad de género”, indicó.

“Me encantaría que en la Corte Suprema haya otra mujer”, opinó Tejerizo. Y añadió que la desigualdad también se advierte en la carrera judicial. “Nosotros podemos hacer un relevamiento de secretarios y prosecretarios, y comprobar que hay mayor cantidad de hombres en esos lugares”, conjeturó.

La decana de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Tucumán, Adela Seguí, acotó que existe “un fuerte movimiento de mujeres” en el Poder Judicial que lucha por un trato igualitario. Al igual que Cossio y Tejerizó, se pronunció a favor del cupo como una manera de romper discriminaciones veladas. Al respecto, Seguí destacó la importancia de que Alejandra Lázzaro lidere la terna para completar la Cámara Nacional Electoral. “(Si Mauricio Macri la elige) sería la primera mujer que ocupe ese cargo”, explicó. 

 

Fuente: La Gaceta

Compartir

Comentarios