El mandatario mostró preocupación por el régimen iraní.

El jefe de Estado norteamericano señaló a Irán como un “problema real que desea observar”. Por otro lado, reiteró su voluntad de reducir la intervención en otros países de la región.

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, dijo que es importante mantener una presencia militar en Irak de manera que Washington pueda observar de cerca al vecino régimen Irán, "porque es un problema real", según una entrevista a CBS que fue emitida el domingo.

El mandatario lamentó la "guerra sin fin" en Siria y Afganistán en un diálogo con la periodista Margaret Brennan con el programa "Face the Nation" y aclaró que quiere reducir la costosa presencia militar estadounidense en esos países, a pesar de las advertencias en contra de tal decisión por parte de sus asesores militares y jefes de inteligencia.

Estados Unidos podría depender en gran medida del trabajo de inteligencia en Afganistán, sostuvo, y responder a los acontecimientos en Siria desde las bases estadounidenses en el vecino Irak.

Las Guardias Revolucionarias de Irán han enviado armas y miles de soldados a Siria para ayudar a fortalecer al gobierno del presidente sirio Bashar al-Assad durante una guerra civil de siete años.

Tropas estadounidenses en irak (Reuters)

 

Al respecto Trump dijo que Estados Unidos ha gastado una "fortuna" en la Base Aérea Al Asad en el occidente de Irak, que visitó en diciembre, y que Washington debería conservarla.

"Una de las razones por las que la quiero conservar es porque quiero estar observando a Irán, porque Irán es un problema real", afirmó en la entrevista con CBS.

Cuando se le preguntó si eso significaba que quería poder lanzar un ataque contra Irán, Trump respondió: "No, porque quiero poder observar a Irán. Todo lo que quiero hacer es poder observar".

 

El presidente defendió su decisión de diciembre de sacar las tropas desde Siria y se rehusó a entregar un cronograma para el retiro, que recibió críticas de miembros de su propio Partido Republicano y generó preocupaciones entre sus aliados.

Algunos de los soldados que saldrán de Siria serán enviados a Irak, donde podrán seguir cualquier resurgimiento del grupo terrorista Estado Islámico (ISIS) u otro grupo de milicianos y "en última instancia, algunos vendrán a casa", declaró Trump.

Afirmó además que las fuerzas estadounidenses podrían ser desplegadas nuevamente si reaparecen grupos milicianos como Al Qaeda. "Volveremos si tenemos que hacerlo", refirió.

 

Fuente: Infobae

              Con información de Reuters

Compartir

Comentarios