El dirigente evitó poner una fecha precisa para la nueva protesta.

Juan Carlos Schmid, actual titular del sindicato de Dragado y Balizamiento, sostuvo que hay que empezar a trabajar por la medida de fuerza. Consideran realizarla segunda semana de marzo.

El líder del sindicato de Dragado y Balizamiento y extriunviro de la CGT, Juan Carlos Schmid, aseguró que “están dadas” las condiciones para convocar a la quinta huelga general contra el Gobierno de Cambiemos.

La última protesta anunciada oficialmente por la central fue desactivada en noviembre del año pasado, con el DNU que habilitó el pago optativo de un bono de $ 5.000.Las organizaciones más combativa se manifestaron igual durante la cumbre del G20.

"Hay que empezar a trabajar por un paro, están dadas las condiciones”, sentenció el gremialista en diálogo con FM La Patriada. “La heterogeneidad del campo sindical, sumado a que este es un año electoral, le agrega más de un ingrediente a todo”, agregó Schmid.

En este marco, aconsejó a los dirigentes gremiales que buscan alguna candidatura o rédito político con las elecciones del 2019 abstraerse de la organización del próximo paro. "Los que somos sindicalistas deberíamos abstraernos de la discusión electoral y llevar adelante la protesta, porque nosotros no estamos únicamente para pedir cargos en las listas. Estamos para ser el vehículo del malestar social", expresó.

El dirigente evitó poner una fecha precisa para la nueva protesta, aunque ya se habla de ubicarla tempranamente en la semana del 25 al 28 de febrero: no quieren volver a pisar el 22F, recordatorio de la Tragedia de Once. La alternativa de la primera semana hábil de marzo, después de los feriados de Carnavales genera dudas y simpatías: es muy corta, pero coincide con el regreso a las aulas, que también promete batalla. Otra opción es acoplarse al Paro Internacional de Mujeres del viernes 8 de marzo. Sin embargo, muchos creen no es conveniente mezclar agendas, ni pisar protagonismos. La segunda semana de marzo suena ideal: para esa fecha Pablo Moyano y otros popes sindicales estarán nuevamente en el país, con el espaldarazo del Papa Francisco a cuestas.

“El cuándo es una cosa que hay que empezar a trabajarlo, pero claro que hay condiciones para uno. Por lo menos habría que estar trabajando para empezar a implementarlo", enfatizó el transportista, quien dejó la conducción de la CGT, aliado al moyanismo y enemistado con los sectores más afines a la Casa Rosada.

"Estoy en desacuerdo con el manejo actual de la CGT. Se dijeron muchas giladas mientras estaba en la CGT y eso no ayuda, divide. Faltan más estrategias y falta más debate interno dentro del sindicalismo. La movilización no significa únicamente estar en la calle o en el paro, sino alentando el debate interno desde el lugar que le corresponde", sostuvo.

Los diversos motivos para una huelga empiezan a unificar el discurso de los sindicalistas: tarifazos, escalada inflacionaria, paritarias, falta de políticas de reactivación industrial, ausencia de incentivos al consumo interno, el acuerdo con el FMI, el ajuste presupuestario, la apertura indiscriminada de importaciones, desarticulación del Estado y, fundamentalmente, el rechazo a las reformas laboral, la previsional y los cambios en convenios colectivos.

"Ya hemos rechazado las reformas que impulsa el Gobierno, no creo que eso cambie. El Gobierno no tiene margen para avanzar en la reforma laboral y ni en la previsional sin chocar con el sindicalismo y de los involucrados socialmente", anunció Schmid.

Al ser consultado sobre las protestas en torno a los nuevos aumentos en las tarifas, dijo: "Por todos los medios hay que frenar este nuevo tarifazo. Todas las acciones de movilización, del frente judicial, el frente político y la discusión en la agenda pública, tratarlo como un tema vital en este momento, me parece muy importante".

Fuente: Ámbito.

Compartir

Comentarios