Los malvivientes tuvieron que romper una pared para acceder a la caja fuerte donde estaba el dinero.

A cuatro delincuentes armados les tomó cinco minutos hacer un boquete y apoderarse de $ 260.000.

Se tomaron su tiempo: cinco minutos les llevó a cuatro delincuentes armados destruir una pared y llegar hasta una caja de seguridad para apoderarse de la recaudación de una estación de servicio.

El hecho ocurrió esta madrugada en una playa expendedora de combustibles ubicada en la esquina de Lavalle y avenida Colón. Según puede observarse en la filmación de una cámara de seguridad, los ladrones actuaron con tranquilidad y seguridad.

Todo empezó a la 1.30, cuando los cuatro asaltantes llegaron en motocicletas y extrajeron sus armas: tres de ellos redujeron al playero y al policía que custodiaba el lugar y los obligaron a ingresar a una oficina; el cuarto, en tanto, hizo de campana puertas afuera.

En las imágenes puede verse cómo le propinan culatazos al policía y obligan a ambos a tirarse al piso. Luego toman una maza y empiezan a golpear una pared hasta lograr un boquete. 

Con la caja fuerte destrozada, extrajeron los fajos de billetes que sumaban alrededor de $ 260.000, los guardaron y huyeron del lugar sin que nadie pudiera hacer nada.

Fuente: La Gaceta

Compartir

Comentarios