En Villa Montes el Pilcomayo registró un nivel de 9,67 metros el domingo por la tarde-noche.

Equipos del Ministerio de Desarrollo Social y Asuntos Indígenas de Salta viajaron hasta la zona en peligro. Las autoridades monitorean permanentemente las alternativas del cauce.

En Villa Montes el Pilcomayo registró un nivel de 9,67 metros el domingo por la tarde noche, lo que significa haber superado ampliamente el nivel considerado seguro. Esto ya causó que se activaran todas las alertas en la costa salteña del caudaloso río, lo mismo que en el sector ribereño del vecino país.

Ayer las marcas obtenidas eran de 6,80 metros en Villa Montes, en bajante, pero había un registro de 6,73 en Santa Victoria Este, y creciendo.

Al respecto, desde el Ministerio de Desarrollo Social y Asuntos Indígenas se informó que equipos de esa cartera viajaron hasta la zona en peligro y estaban monitoreando en forma permanente las alternativas de cauce del Pilcomayo.

El informe habla de dos familias evacuadas en Pozo la Yegua, hacia el noroeste de Santa María, y de algunas comunidades aisladas, aunque no se había reportado hasta anoche que el agua haya ingresados a las mismas.

"Las construcción de defensas concretadas durante 2018 y las barreras de contención del río están funcionando bien, aunque se espera que el pico de la creciente sea de algo más que el peor momento del año pasado, pero será muy corto y las aguas comenzarán a bajar de inmediato", se advirtió desde Asuntos Indígenas.

Por otra parte, se espera que parte de las aguas que trae el cauce se desvíen dentro de territorio boliviano, antes de llegar a la frontera argentina, por lo que en ese caso el pico de la creciente no sería tan grave.

"ya se está asistiendo a las comunidades que están aisladas, aunque no ingresó el agua como el año pasado", se dijo desde la cartera provincial.

Es que en la memoria de todos están muy vívidos los recuerdos de la enorme crisis provocada por el río Pilcomayo el año pasado, cuando hubo que evacuar a alrededor de 10.000 personas desde Santa Victoria Este, Santa María y zonas aledañas, hacia Aguaray y Tartagal, la inmensa mayoría de ellos aborígenes.

Una frase dicha por el gobernador Juan Manuel Urtubey para graficar la crisis quedó en la memoria: "Estamos asistiendo a la pérdida de todos los bienes de los que nada tienen", dijo el mandatario en aquella oportunidad.

Hubo en aquella ocasión, entre enero y febrero del año pasado, parajes como La Curvita en los que agua llegó a los 2 metros de altura en los ranchos de los aborígenes.

Junto a la enorme masa de agua llegaron, por supuesto, los casos de disentería, enfermedades pulmonares y otros males que acarrea la falta de agua potable y una alimentación deficiente desde tiempos inmemoriales entre las comunidades aborígenes.

Puntos estratégicos

El gobernador Juan Manuel Urtubey encabezó la reunión de trabajo del Comité Permanente de Emergencias, que evaluó lo actuado y coordinó las acciones para atender a la población en caso de desbordes del Pilcomayo, atento a las intensas precipitaciones registradas las últimas semanas en la alta cuenca de Bolivia.

Se definió que los recursos y personal se concentren en La Puntana, Santa María, San Luis, Misión La Paz y La Gracia, y desde allí se distribuya la ayuda en caso de ser necesario. En cada uno de estos nodos se coordinará con el comité local de Santa Victoria Este.

El gobernador Urtubey, quien se está trasladando a la zona, determinó una próxima reunión de trabajo del Comité para mañana, ya que según las previsiones se espera que el pico máximo se produzca en las próximas horas.

Se destacó que pese a que este año el río creció unos 35 centímetros más, lo hizo por menos tiempo. Esto, sumado a las importantes obras de infraestructura en la zona y el trabajo continuo en prevención permite pronosticar que la situación estará controlada en caso de desbordes.

En cuanto a las defensas, hasta ahora se hicieron terraplenes en 2.253 metros sobre las márgenes del río, de 2,50 metros de altura en promedio; se ejecutaron anillos de protección de más de 3 metros de alto que rodean las localidades en riesgo.

También están disponibles en la zona 18 máquinas para intervenir inmediatamente y una bomba con capacidad para sacar 3 millones de litros por hora en caso de que entre agua en alguno de los anillos.

Luego de la reunión, miembros del Comité de Emergencia y el jefe de Gabinete de Ministros, Fernando Yarade, ofrecieron una conferencia de prensa para informar sobre el plan de contingencia y obras realizadas.

La cobertura sanitaria está organizada con los puestos de Misión La Paz, Santa María, La Puntana, además del hospital en Santa Victoria Este. El equipo de trabajo está integrado por personal técnico, enfermeros, agentes sanitarios y profesional médico en cada lugar. También hay 4 médicos del hospital Italiano que se suman al equipo local y al Samec.

La provisión de medicamentos ya está también en la zona, para que el puente aéreo no se use para insumos sino para posibles casos de evacuación de pacientes.

El Ministerio de Asuntos Indígenas y Desarrollo Social dispuso centros de recursos para emergencias climáticas (CREC) en zonas estratégicas, dotados con módulos alimentarios, agua, pañales, entre otros elementos. Esta medida se suma al refuerzo alimentario con unos 5 mil módulos ya distribuidos. En caso de necesitar evacuaciones, ya se establecieron centros en colegios, escuelas y albergues.
 

 

Fuente: El Tribuno

Compartir

Comentarios