El precio de la carne va repuntando en el último tiempo.

Rafael Mortarotti, productor ganadero aseguró que en las últimas semanas hubo una recuperación para acercarse a los promedios históricos. Además, dijo que “el precio de la hacienda tuvo un incremento importante”


Por diversos factores, el precio de la carne se vio incrementado en las últimas semanas. Sumado al pico normal de comienzos de año, los factores climáticos fueron un punto importante para la suba.

A raíz de esto, el productor Rafael Mortarotti explicó las razones del aumento que tomó por sorpresa a los consumidores.  “La carne perdió el año pasado un valor importante con respecto a lo que fue el proceso inflacionario que tenemos. En estas últimas semanas si hubo una recuperación para acomodarse a los valores históricos del precio de la carne, además de efectos climáticos importantes. El precio de la hacienda, que es una base del precio de la carne, tuvo un incremento importante, subió un 20 0 25%. El incremento fue importante con respecto al precio de la carne, no influye solamente eso, también el tema de los costos, carnicería, electricidad o mano de obra”.

Mortarotti considera que el aumento corresponde a una suba lógica en enero y febrero pero que se vio adelantada este año. “Hay exceso de humedad, mucho problema para las cargas, pocas ofertas, pocos animales para la oferta, sumado al efecto climático. Eso hizo que la oferta sea mucho menos este año, pero siempre hubo un pico en enero y febrero”.

El productor explicó, además, que no influye un solo factor a la hora del aumento de precios. “Hay un problema de infraestructura muy grande, muchos campos que por problemas de lluvia no tienen caminos y no se puede entrar a sacar. Hay un efecto de temperatura muy alta, lo que se llama ITH, una combinación de temperatura y humedad que en enero hubo picos históricos. Esto provocó mortandad de hacienda en un montón de provincias lo que provoca una pérdida gigantesca”, remarcó.

“La carne no es cara en comparación de lo que nos cuesta producir, hay mucha gente que no está entusiasmada con el negocio, este año se vendió mucha vaca. En el futuro si no recuperamos la cantidad de vientres cada vez va a ser más escasa, hay que sumarle a eso el tema de la importación”, detalló.

Con respecto a una presunta recuperación advirtió, “estamos atrasados, pero nos recuperamos mucho en el último mes. El problema es que al producto que se le puede poner el precio se lo va subiendo de a poquito y la gente lo siente menos. Con la carne no se puede. Estamos retrasados, hay que ver como sigue el proceso inflacionario y de recesión”.

Por último el ganadero indicó que el consumo per cápita tuvo una caída que considera “extraña” durante septiembre y octubre aproximadamente entre un 15 y un 16% para luego recuperarse.

Afirman que esperan la venta de 57 kilos para fin de año.

Compartir

Comentarios