Virgilio Jiménez tenía 20 años.

Virgilio Jiménez había sido arrestado durante una manifestación en 2017. Falleció por una hemorragia digestiva y su familia denuncia que no recibió el tratamiento adecuado.

"Me voy a morir", le dijo Virgilio Jiménez a su hermana la última vez que habló con ella. El joven de 20 años, preso desde 2017 tras haber sido detenido durante protestas contra el gobierno de Nicolás Maduro, falleció poco después por una hemorragia digestiva.

Familiares y organizaciones de derechos humanos, que lo sepultaron este viernes, denunciaron la falta de tratamiento médico adecuado en la cárcel de Uribana, donde estaba recluido en Barquisimeto (estado Lara, oeste).

Es el octavo recluso del lugar que muere en condiciones similares en lo que va del año, según la ONG Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP), crítica del gobierno. "Él empezó a tener fiebre desde diciembre", relató a la agencia de noticias AFP su hermana Yoliani.

Virgilio fue finalmente trasladado el 1 de febrero a un hospital de la ciudad, pero unas cuatro horas después fue devuelto al penal, agrega Yoliani.

La oposición venezolana reclama la liberación de los presos políticos

 

Su condición empeoró y volvió a ser enviado al centro médico el martes, donde falleció en la noche debido a un shock hemorrágico tras varios días de sangrado digestivo.

Cuando Yoliani llegó ese día al hospital, encontró a Virgilio "delirando".

"Él me dijo: Yoliani, yo siento que me voy a morir", contó. Poco tiempo después, cuando el joven fue al baño, "se desbordó en sangre".

Virgilio estaba preso en Uribana desde el 21 de noviembre de 2017, detenido por militares durante una oleada de protestas opositoras contra Maduro que dejó 125 muertos. Fue acusado de "terrorismo", según el OVP, y aún no se había hecho una audiencia por el caso.

Una de las protestas que piden la liberación de los presos políticos

 

Sus familiares no lo veían desde diciembre pasado. Hace dos semanas, Virgilio les había llamado por teléfono pidiendo medicamentos y comida.

Contó entonces, según Yoliani, que en la cárcel le daban alimentos descompuestos, muchas veces -incluso- con gusanos.

 

Respondiendo a su pedido, la familia llevó medicinas contra la fiebre, pero Yoliani denuncia que los custodios prohibieron el paso de esos fármacos.

"Ya mi hermano está muerto. Yo lo único que pido es justicia y es respeto a los derechos humanos de otros presos", comentó.

 

Fuente: Infobae

             (Con información de AFP)

Compartir

Comentarios