Fondo Monetario Internacional (FMI).

Una misión del organismo aterrizará en el país en un marco de buenas expectativas. Uno de los puntos a tratar con autoridades nacionales está relacionado a la abrupta caída de tasas.

La misión del Fondo Monetario Internacional (FMI), encabezadopor Roberto Cardarelli, llega este lunes a Buenos Aires paraempezar a monitorear los números fiscales y la marcha del planeconómico. La delegación del organismo de crédito aterriza conbuenas expectativas.

 

"La revisión del acuerdo debería ser muy tranquila. El país vienecumpliendo con los objetivos", vaticinó uno de los funcionarios demás alto rango del Fondo, según pudo reconstruir iProfesional. Deesta manera, el Gobierno se aseguraría de antemano el visto buenopara recibir -a mediados de marzo- el desembolso más importantedel año, en torno a los u$s11.000 millones.  

 

La visión desde el FMI con respecto a la performance argentina delos últimos meses es positiva. "Lo que hemos visto a partir deoctubre pasado nos indica que se ha dado una implementaciónmuy buena de los objetivos planteados por las autoridadesmonetarias y fiscales en Argentina y que ha llevado a que se genereesta estabilidad en los mercados financieros", dicen en el Fondo. Latranquilidad cambiaria es una buena noticia que tendrán paramostrar los funcionarios del Banco Central. 

Christine Lagarde, directora del organismo, junto al presidente Mauricio Macri.

 

Aprovechando el "veranito" financiero, que en este comienzo defebrero empezó a decaer (después de un enero soñado para todoslos activos del mundo, incluida la Argentina), el dólar está controlado y el BCRA sigue bajando las tasas.

 

 

Tal como publicó iProfesional, el Fondo tratará de indagar cuál esla visión oficial con respecto a la abrupta caída de las tasas. Si bienel Central se suele correr de la discusión al decir que la tasa es"endógena" y que no es fijada por ellos, sino más bien la cantidadde dinero, el hecho de venir sobrecumpliendo menos la metamonetaria e incluso estar inyectando pesos (al comprar dólares) sin esterilizar por una supuesta mayor demanda de pesos, es unaseñal de que desean aflojar las tasas. Esto, y que no absorben másde lo que necesitan en las licitaciones de Leliq indica que la baja detasas está "fogoneada" por Guido Sandleris.  

 

El Fondo está de acuerdo con la baja de tasas pero creen que podríaser más gradualista. De todas formas, no será un tema de discusiónsino más bien de tratar de ver el sendero que imagina el BCRA.Otro aspecto que se charlará entre el equipo de Cardarelli y elCentral será el ritmo de actualización de la banda del dólar. Se pasóde actualizarla a un ritmo del 3% (congruente con una inflación deesa magnitud) hasta diciembre, luego se pasó al actual 2% (quedurará hasta marzo). Se cree que el Gobierno intentará acotar esabanda al 1% o 1,5% hacia adelante. 

 

No habrá sorpresas para los técnicos del Fondo con la inflación. Sibien hay una disminución, la velocidad de la baja es menor a lainicialmente pensada. De hecho, el FMI va a revisar su estimaciónpara el IPC de este año una vez que se termine la tercera revisióndel programa que comenzará este lunes.

 

El organismo ya adelantó a finales de enero que retocarán al alzasus expectativas de inflación para 2019, por encima de 20% quetenían principalmente porque el cierre de 2018 fue mucho más altoque el nivel que tenían contemplado. Estará más cerca de lo quecree ahora el mercado, en torno al 30% como piso.

 

De todas formas, lo único que le importa al Fondo, según cuentanquienes conocen de cerca al organismo, es el cumplimiento delaspecto fiscal y que el país no malgaste los dólares que prestaron.En ese sentido, el ministro de Hacienda Nicolás Dujovne yaadelantó el sobrecumplimiento de las metas del 2018. Pero elresultado de diciembre, entienden en el mercado financiero, reflejó una consolidación fiscal que sigue perdiendo impulso másallá de algunos efectos transitorios. 

 

"A falta de nuevas medidas fiscales, seguimos considerando que noestán dadas las condiciones para que el gobierno pueda alcanzar elequilibrio primario este año, pero los objetivos acordados con elFMI igualmente se cumplirían apelando a ajustadores. Con laconsolidación fiscal como objetivo impostergable, las demandantesmetas acordadas con el FMI alcanzan para que la deuda neta nosupere el 42% del PBI en el mediano plazo, aunque el perfil dedeuda sigue presentando vulnerabilidades", escribió hace algunosdías Grupo SBS, la compañía financiera donde se desempeñó elactual vice del Central, Gustavo Cañonero. 

 

Más allá del "veranito" financiero, que en este comienzo de febreroempezó a decaer (después de un enero soñado para todos losactivos del mundo, incluído la Argentina), para el organismo decrédito las expectativas de la economía argentina están inalteradas. Creen que el PBI se contrajo 2,8% el año pasado mientras queproyectan otra caída para el 2019 en torno al 1,7%.

 

Para el Fondo, esta contracción implica que a partir del segundotrimestre la economía argentina empezará a crecer, "empujada porun aumento del salario real, las caídas en las tasas de interés y laestabilidad que hemos visto en las variables financieras en losúltimos meses". 

 

Esta revisión del FMI no traerá muchas novedades. El emisario enel país, el jamaiquino Trevor Alleyne (que tuvo su oficina dentrodel BCRA), viene reportando online cualquier aspecto importante. Además, el jefe de Cardarelli, Alejandro Werner, es amigo personalde Gustavo Cañonero.

 

Con lo cual, los canales de diálogo están aceitados de una maneraque el Fondo no tendrá sorpresas. Las cartas están todas marcada. Habrá, eso sí, conversaciones para ajustar algunos puntos delprograma pero serán cuestiones menores. 

 

Lo que también vendrá a hacer el Fondo, algo que siempre hacepero que se intensificará, son las reuniones con economistasindependientes, referentes de la oposición, diputados y hastaquizás representantes sindicales. La agenda obvia del organismo esqué pasará durante este año electoral y cuáles son los planes deuna hipotética nueva administración en la Argentina.

 

Hubo amenazas de ciertos sectores de la oposición, como elkirchnerismo, en el sentido de que plantearán una revisión delacuerdo que firmó Cambiemos con el organismo. El riesgo de ungiro de las políticas, y más aún como cobrar el multimillonariopréstamo que otorgaron el año pasado, no es una consideraciónmenor para los técnicos del organismo.  

 

Fuente: IProfesional

Compartir

Comentarios