El actual presidente de la SBC, James Greear, un famoso pastor protestante de 45 años nativo de Carolina del Norte.

Con 15 millones de fieles, la Southern Baptist Convention es la mayor iglesia protestante del país. En los últimos veinte años, esas conductas provocaron 700 víctimas.

Cientos de líderes espirituales y personal administrativo de la Iglesia Bautista del Sur, en Texas y varios otros estados del país, fueron acusados por abuso sexual en los últimos 20 años pero muchos de ellos seguían trabajando dentro de la congregación. Lo afirmó una investigación periodística difundida por dos diarios texanos, el Houston Chronicle y el San Antonio Express-News.

Al menos 380 líderes de la Southern Baptist Convention (SBC por sus siglas en inglés) entre los que hay pastores, ministros, maestros, diáconos y voluntarios, enfrentaron serias acusaciones por conducta sexual inapropiada. En los últimos veinte años, esas conductas provocaron 700 víctimas. Algunas de ellas eran chicos de apenas tres años de edad, pero también adultos.

La investigación periodística llevó seis meses de trabajo. Se determinó que 220 acusados fueron condenados por abuso sexual o negociaron acuerdos para reducir sus penas. Algunos confesaron sus actos o renunciaron a sus cargos dentro de la iglesia.

La SBC nació en el año 1845, hoy tiene más de 47.000 iglesias en el país y 15 millones de miembros. Es la mayor iglesia protestante de Estados Unidos y se financia con donaciones. Recauda más de 132 millones de dólares anuales. Cada parroquia se maneja con gran autonomía y además la SBC tiene 4.300 misiones en el extranjero.

La gran mayoría de los acusados perteneció a iglesias texanas y más de 100 acusados siguen como predicadores dentro de la congregación, a pesar de que están incluidos en el registro de delincuentes sexuales. La investigación periodística determinó que muchas de las víctimas fueron abandonadas a su suerte luego de soportar el rechazo de sus iglesias y feligreses. A otras víctimas se les pidió que perdonaran a sus atacantes o que abortaran, como le pasó a mujeres embarazadas.

Según los investigadores, varios de los acusados están encarcelados y cumplen condenas en prisiones de California y Florida. Pero al menos 35 pastores y personal administrativo con antecedentes de abusos sexuales fueron admitidos en iglesias de la SBC, sin que los líderes de sus congregaciones alertaran a las autoridades.

Varios ex presidentes y líderes de la SBC fueron criticados por las víctimas, por ocultar o obstaculizar las acusaciones. El actual presidente de la SBC, James Greear, un famoso pastor protestante de 45 años nativo de Carolina del Norte, que asumió el cargo en 2018 en medio de una declinación en el número de fieles por denuncias de abusos sexuales, dijo estar “devastado por las revelaciones”. Y opinó que las denuncias periodísticas “deben ser oídas como una advertencia de Dios, que reclama arrepentimiento por parte de la iglesia”.

La gran mayoría de las víctimas eran adolescentes que fueron abusadas más de una vez, en las oficinas de los pastores o durante las clases dominicales. La investigación afirma que los adultos que fueron abusados sexualmente habían ido a buscar ayuda pastoral. Desde el año 2006 la SBC perdió más de un millón de fieles y en 2017 sus bautismos bajaron a 254.000 por año, una caída histórica según las estadísticas locales.

La investigación afirma que los pocos adultos que fueron objeto de abuso sexual, entre hombres y mujeres, habían ido a buscar ayuda pastoral.

La revelación periodística se da en medio del escándalo que rodea a la iglesia católica estadounidense por la revelación, el año pasado, de casos de abuso sexual a menores de edad, que implican a unos 1.200 curas.

El pasado 31 de enero, quince diócesis del estado de Texas, incluyendo las de Austin, San Antonio, Dallas y Houston, revelaron los nombres de 286 sacerdotes y otros cargos eclesiásticos, que supuestamente han abusado sexualmente de menores de edad a lo largo de las últimas décadas.

Fuente: EFE y AP

Compartir

Comentarios