Señalan que la deuda de las PyMEs fue generada por las políticas generadas por el gobierno.

El titular de la confederación, Ariel Aguilar, se refirió a lo problemas que enfrentar el sector para pagar impuestos. Afirma que mas de 150.000 empresas sufrieron embargos de la AFIP por esta situación.

El vicepresidente de la Confederación General Empresaria (CGERA)Ariel Aguilar, afirmó que la deuda impositiva de las pymes “la generó la propia política económica del Gobierno” y reclamó una “moratoria en serio” para que las empresas puedan pagar.

Aguilar señaló que en el 2017 “más de 150.000 pymes sufrieron embargos de la AFIP y se calcula que el año pasado ese número creció entre un 20% y un 30%, porque las empresas no pueden pagar los impuestos por la propia crisis que generó el Gobierno”.

 

El dirigente recordó que antes de la crisis del dólar se le pidió a la AFIP y también al Ministerio de Producción (que en ese momento era conducido por Francisco Cabrera) “una moratoria para afrontar la situación, pero no hubo respuesta”.

“Queremos que se aplique una verdadera moratoria, la pedimos hace ocho meses, previendo esta situación, y todavía estamos esperando una respuesta”, se quejó, tras la decisión del Gobierno subiera hasta 50% las tasas de interés de las deudas impositivas.

 

“Pedimos una moratoria en serio, con un año de gracia, condonación de intereses, plan de 60 cuotas al 1% mensual, y lo hicimos en junio del año pasado y todavía estamos esperando una respuesta”, dijo el vicepresidente de la CGERA.

 

Aguilar explicó que el plan de facilidades de pago de la AFIP “es inaplicable porque exigen un anticipo del 15% de la deuda, cuando ni siquiera se puede pagar los impuestos y después 48 cuotas con intereses que ya eran altos y ahora los acaban de subir”.

Sostuvo que el scoring de la AFIP “tiene la misma perversidad que el nivel de tasas, porque si sos un mal contribuyente te aplican un 15% de intereses, y si sos cumplidor un 10% para regularizar deudas”.

“Hay una verdadera burla hacia las pymes, cuando querés aplicar un scoring cuando la economía perdió 10.000 empresas y 120.000 puestos de trabajo y eso es un grado de desconocimiento importante de la realidad que vivimos las pymes”, dijo el empresario.

Aguilar, que preside la Cámara Industrial de Manufacturas de Cuero (CIMA) señaló que las empresas “tienen que pagar salarios, los tarifazos, el aumento de la logística, para seguir produciendo y los impuestos, y no es que no los quieran pagar, sino que tienen que elegir que pagar primero para seguir existiendo”.

Advirtió que “esta aumentando el numero de empresas en convocatoria de acreedores” y señaló que “es perverso pensar que las empresas se están financiando con la AFIP, cuando día a día cierran mas, se pierden puestos de trabajo y los empresarios pasan más tiempo negociando deudas con el organismo” que al frente de sus compañías.

 

 

Fuente: Diario Popular

Compartir

Comentarios