Lugar donde ocurrió el accidente.

Según la abogada Silvia Furque, el sospechoso no los quiso embestir, sino que chocó la motocicleta al tratar de esquivarlos cuando les apuntaban con un arma de fuego a él ya su familia.

El conductor del automóvil que atropelló a dos presuntos delincuentes se entregaría, en las próximas horas, a la Justicia.  Silvia Furque abogada del sospechoso dijo que no los quiso embestir, sino que chocó la motocicleta al tratar de esquivarlos cuando les apuntaban con un arma de fuego a él y a su familia.

“No tuvo intención de arrollarlos”, dijo la letrada. “Se fue del lugar porque tenía mucho miedo por lo que le podía pasar a su familia”, agregó a La Gaceta.

 Según uno de sus allegados, él circulaba con su esposa, que está embarazada de seis meses, y sus dos hijos, cuando fue interceptado por los motociclistas. “Se le pusieron a la par y lo amenazaron con un arma de fuego. Él les entregó el celular, pero ellos querían más. Pretendían quedarse con la cartera de la esposa y con un bolso que llevaba en el asiento trasero. Entonces aceleró y decidió huir”, explicó. “Los tipos estaban enceguecidos, querían quedarse con todo. Cuando podía, se le ponían a la par y los apuntaban con un arma para que se detuviera. Estaba muerto de miedo, en el trayecto no se encontró con ningún policía para pedir ayuda. Sólo veía cómo aceleraban y le gritaban que se detuviera”, contó.

“No se quedó en el lugar por temor. Cuando se cayeron los asaltantes, un grupo de vecinos fue hasta el lugar y comenzaron a agredirlos. No quiso quedarse porque temía que le hicieran lo mismo”, contó el allegado. Agregó que prácticamente se escondió el mismo a en el que se produjo el hecho. “Tenía miedo por las represalias. Está aterrorizado”.

El caso

El sábado a las 21.50, Luis Emanuel Rojas y Franco David Pistán, que circulaban en una motocicleta, cayeron al suelo después de haber sido embestidos por el conductor de un vehículo, que luego se dio a la fuga. Dos policías del 911, alertados por los vecinos de la persecución, habían perseguido a su vez, con sus motos, al Corolla, y auxiliaron a los motociclistas después de que fueran embestidos. Olea, incluso, anotó la patente del auto, lo que permitió que se pudiera conocer los datos del propietario del vehículo. Poco después del choque, una ambulancia llevó al Hospital Padilla a Pistán y a Rojas. Este falleció a las 19 del domingo.

La fiscala Adriana Giannoni deberá determinar si Rojas, que esperaba por ser enjuiciado por un doble homicidio ocurrido en 2016, falleció por los golpes que sufrió en el accidente o por el castigo que le propinaron los vecinos.

Compartir

Comentarios