Alfaro formalizó la advertencia que había formulado el lunes.

El pedido por parte de la municipalidad consta en la reanudación y cese del paro de colectivos de manera inmediata. La decisión fue criticada y acusaron al intendente de no dialogar.

Las empresas concesionarias de las 14 líneas de ómnibus en San Miguel de Tucumán comenzaron a recibir durante la mañana intimaciones formales de la Municipalidad para que reanuden los recorridos. 

Al promediar el segundo día de paro dispuesto por el gremio de UTA y en vistas de que el conflicto persiste, el Departamento Ejecutivo municipal envió notificaciones a cada una de las empresas que prestan servicios en la Capital. 

"La Dirección de Transporte Público intima a ustedes a fin de que, de manera inmediata, procedan a reanudar la normal prestación del servicio a su cargo, bajo apercibimiento de la máxima sanción prevista en la Ordenanza 400779 (caducidad de la concesión de servicio)", reza de manera escueta la intimación firmada por el subdirector de Transporte de la Municipalidad, Marcelo Barrionuevo.

De esa manera, el intendente Germán Alfaro dio otro paso en la advertencia que había formulado el lunes: si los vecinos de la capital se quedan sin transporte público por más de 48 horas, procederá a quitarles las concesiones a los empresarios. 

El paro fue dispuesto por UTA debido a que la cámara empresaria no abonó aún la totalidad de los sueldos de enero. Ayer, la tensión política se incrementó, porque el Gobierno provincial reclamó a la Municipalidad que resuelva el conflicto. Además de los perjuicios a los capitalinos, la medida de fuerza afecta también a los usuarios de las líneas interurbanas. 

Fuente: La Gaceta.

Compartir

Comentarios