Vista general del Senado de Brasil. El cuerpo legislativo se propone avanzar con una prohibición total al aborto, en línea con una política afín a los cristianos evangélicos. / REUTERS

El cuerpo legislativo decidió por mayoría retomar el proyecto que incluye la negativa del aborto incluso para víctimas de una violación.

El plenario del Senado de Brasil aprobó por mayoría retomar la discusión de un proyecto que prohíbe el aborto en cualquier circunstancia, incluso en los casos de mujeres que fueron víctimas de violación.

El senador Eduardo Girao, del partido Podemos que respalda al presidente Jair Bolsonaro, fue el impulsor de la iniciativa.

Este proyecto es el "sueño de los pro-vida brasileños", y a través de él se pondrá fin a las "interferencias" del Supremo Tribunal Federal que en 2012 autorizó la suspensión del embarazo de fetos anancéfalos. 

La votación realizada en la noche del martes autorizó que el Senado vuelva a tratar un Proyecto de Enmienda Constitucional contra el aborto que había sido archivado en 2015 y cuyo autor había sido el ex senador y pastor evangélico Magno Malta

En el despacho de Magno Malta trabajó como asesora hasta fines de 2018 la actual ministra de Mujer, Familia y Derechos Humanos, Damares Alves. La también pastora Alves defiende la creación de una "beca" para aquellas mujeres violadas que decidan no interrumpir el embarazo. En principio, se buscaría que el violador, si es identificado, se haga cargo de aportar ese dinero; en caso contrario, saldrá de los fondos públicos.

Compartir

Comentarios