En Argentina, cada año nacen casi 20 niños por día con cardiopatías congénitas (iStock)

Se trata de una anomalía en la estructura y el funcionamiento del corazón debido a una malformación del mismo órgano o de los vasos sanguíneos cercanos, durante el desarrollo embrionario.

Cada 14 de febrero, las imágenes de corazones se multiplican para recordarnos el Día de los Enamorados. Pero también es un día muy importante para los corazones de los más chicos que están en peligro.

Hoy es el Día Internacional de la Cardiopatías Congénitas, una serie de defectos o malformaciones de la estructura cardíaca y/o de los grandes vasos que se encuentran presentes desde el nacimiento y son producidas en la etapa fetal. De ser diagnosticadas a tiempo en un 85% de los casos se puede salvar la vida.

En Argentina, cada año nacen casi 20 niños por día con cardiopatías congénitas, constituyendo la malformación más frecuente en los recién nacidos.

"Con los tratamientos que disponemos en la actualidad (que incluyen no solamente procedimientos quirúrgicos convencionales, sino también mínimamente invasivos o percutáneos) entre el 80 y 85% de los pacientes portadores de cardiopatías congénitas llega a la vida adulta", explicó a Infobae la doctora María Celeste Carrero, médica cardióloga (MN 122.721), miembro de la Fundación Cardiológica Argentina (FCA).

Y agregó: "Sin embargo, aún representan una de las principales causas de muerte durante el primer año de vida, sobre todo si no son diagnosticadas y tratadas correctamente".

En nuestro país existe una extensa trayectoria en el tratamiento interdisciplinario pediátrico de las cardiopatías congénitas que ha permitido que una gran proporción de los niños diagnosticados a tiempo y tratados lleguen a la adultez.

"Sin dudas, los avances diagnósticos y terapéuticos en este campo han provocado que actualmente la mayoría de los pacientes con cardiopatías congénitas sean adultos, tanto en cardiopatías leves como severas. Esto implica un desafío para el sistema de salud en general y para los cardiólogos de adultos, quienes debemos formarnos y especializarnos para manejar pacientes complejos y con patologías de características diferentes de las que solemos tratar cotidianamente, como la enfermedad coronaria o la hipertensión arterial". aseguró Carrero.

Si bien hoy en día es posible diagnosticar las cardiopatías congénitas desde el embarazo con un ecocardiograma fetal, en muchos pacientes el diagnóstico se realiza de manera tardía: en la niñez, adolescencia o adultez. Esto implica riesgos aumentados para el paciente, con una peor sobrevida.

Fuente: Infobae

Compartir

Comentarios